El Ayuntamiento de Oviedo decidirá la próxima semana «si es posible» mantener abierto el Auditorio

Interior del Auditorio de Oviedo. / MARIO ROJAS

Un informe de Bomberos determinará la seguridad del edificio, mientras Educación dice que trasladará las actividades infantiles

Gonzalo Díaz-Rubín
GONZALO DÍAZ-RUBÍNOviedo

La reacción del equipo de gobierno de Oviedo ante la situación del Auditorio ha evidenciado este martes diferencias en el seno del equipo. Tal y como adelantó EL COMERCIO, dos informes señalan «graves deficiencias» de seguridad y protección contra incendios en el equipamiento, lo que llevó a la adjunta a la jefatura del Edificios y Patrimonio, Mercedes Arbesú, a asegurar que no «resulta posible» mantener la actividad del centro. Por ello, la edil de Educación, Mercedes González, anunció este martes que bajo su responsabilidad «no vendrán» niños al Auditorio «hasta que se solucione». «Prefiero buscar alternativas o suspenderlas», dijo la edil de Somos. No opina lo mismo su compañero y concejal de Economía, Turismo y Congresos, Rubén Rosón: «Mantenemos la programación de momento», sostuvo.

El alcalde, Wenceslao López, confirmó que «a principios de la próxima semana» habrá una reunión en la que se decidirá «en qué medida podemos seguir, si es que es posible, usando el Auditorio». Sobre la mesa, dijo, estarán los informes pedidos a la nueva jefa de Bomberos, Carmen del Prado, sobre las condiciones de seguridad y riesgos del edificio, pero también sobre los dictámenes de su predecesor que avalaron la apertura del Auditorio. «Estamos pendientes de que Bomberos haga sus informes», afirmó el alcalde. Llegarán más de un mes y medio después del informe que ordena el cierre.

«Es una situación sobrevenida», dijo el alcalde. La concejala de Infraestructuras, Ana Rivas, recordó que hay «dos informes, uno que sí (el que avaló la apertura en 1999) y otro que no» y López insistió en que el gobierno está actuando con rigor.

Fotos

Vídeos