El Ayuntamiento de Oviedo destinará 30 millones de euros a inversiones el próximo ejercicio

El Ayuntamiento tuvo que limitar el uso del Auditorio por sus incumplimientos en materia de seguridad y en los próximos presupuestos prevé destinar medio millón de euros en la seguridad contra incendios en edificios municipales. / PIÑA
El Ayuntamiento tuvo que limitar el uso del Auditorio por sus incumplimientos en materia de seguridad y en los próximos presupuestos prevé destinar medio millón de euros en la seguridad contra incendios en edificios municipales. / PIÑA

El equipo de gobierno cierra el acuerdo político sobre las cuentas, pendiente del cumplimiento de la regla de gasto

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Todo lleva su tiempo, pero los tres socios de gobierno cerraron ayer el último escollo para los presupuestos municipales de 2018. Lo hicieron incluyendo inversiones por 30,1 millones de euros, pero con un ojo puesto en el cumplimiento, o mejor incumplimiento, de la regla de gasto y el riesgo de ser intervenidos por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. El concejal de Economía, Rubén Rosón, se envalentonó ayer: «Llevamos los tres últimos ejercicios sin cumplir la regla de gasto. Es más, en el presupuesto de 2017 ya admitimos que vamos a incumplir el techo de gasto este año y explicamos que es por culpa de las sentencias de Colaboración Social. Yo no preveo una intervención (del ministerio) porque se deberían intervenir a más de 800 ayuntamientos», sostuvo durante una visita a la Fundación Vinjoy.

Otras partes del gobierno no lo tienen tan claro y prefieren apartar parte de los 30,1 millones de inversiones para el remanente de tesorería o, incluso, explorar la posibilidad de aprobar las cuentas tal y como quedaron acordadas ayer, pero con miras a dar luz verde a un acuerdo de no disposición del gasto «en marzo» que vuelva a 'encajar' los números dentro de los límites de la regla de gasto y, a la vez, llevar esas obras y proyecto al remanente de tesorería con un modificado presupuestario. Lo de echar números en la Administración se está volviendo más difícil cada año.

Rosón insistió que ayer, en los últimos ajustes, se han eliminado del capítulo de inversiones las que se pueden financiar con remanente y aquellas que aún no tienen proyecto y en que, esta mañana, los tres socios darán «el ok y comenzará la tramitación administrativa».

Rosón no teme medidas por parte de Hacienda: «Tendría que hacerlo con 800 ayuntamientos»

Como adelantó este diario, los sucesivos incumplimientos de la regla de gasto -la norma que impide que el dispendio de las administraciones crezca por encima de un tanto por ciento que fija el Ministerio de Hacienda- y los sucesivos planes económicos financieros, el último firmado por Rosón en septiembre, limitan las posibilidades de inversión presupuestaria del Ayuntamiento en 2018 a entre 9 y 10 millones de euros. La lista de actuaciones aprobada ayer, sin embargo, triplica esa cifra, incluso después de los ajustes. Incluye casi 2 millones, por ejemplo, para obras en colegios: 450.000 euros se destinará para construir la cubierta del patio del colegio público Jaime Borrás; 360.000, para un parvulario en Ventanielles; 390.000, en las obras de la escuela infantil de Trubia; y el resto en obras de menor importe en otros centros educativos y en renovación de calderas y sistemas de calefacción.

Otros 1,5 millones se reservan para renovar el alumbrado y sustituir sus luminarias por lámparas 'led' y 1,14 millones para un nuevo vehículo de rescate en altura para Bomberos. Son, por su importe, las mayores partidas de un capítulo en el que entran un total de 183 actuaciones individuales. Deportes dispondrá de 700.000 euros: para el Díaz Vega (458.000) y el césped de Matalablima (242.000). Urbanismo gastará casi tres millones: 1,1 en expropiaciones, 526.000 en el bulevar de Santullano y 250.000 en mejorar la movilidad en el entorno del Campo San Francisco.

Infraestructuras suma proyectos por 8,4 millones. Además de las reformas en colegios, invertirá 900.000 euros en mejoras de la accesibilidad en zonas urbanas, 500.000 en obras en el Carlos Tartiere, otro tanto en los vestuarios del Juvencia y lo mismo en la mejora de la seguridad contra incendios en edificios municipales, con el Auditorio, semiclausurado por sus problemas de evacuación, al fondo.

Riesgo de intervención

Rosón admitió ayer que «todos los ayuntamientos que incumplimos el techo de gasto de manera reiterada, corremos el riesgo de que nos intervengan», como ha sucedido con Madrid, pero denunció que «esta es una medida política que no tiene nada que ver con la fiscalidad o con la situación económica». «Los ayuntamientos tenemos siete mil millones de euros en superávit solo en 2017», destacó y «esta restricción es política y sirve solo para que los ayuntamientos no invirtamos el dinero recaudado». Un dinero que entiende debe revertir en los vecinos y ahí están en las cuentas las partidas para cumplir con los presupuestos participativos y peatonalizar la calle Paraíso o colocar aseos en la pista finlandesa.

No está en las cuentas la renovación de la losa de Renfe, presupuestada en 2 millones de euros y sin licitar. A su lado aparece la anotación 'IFS', «inversión financieramente sostenible», las que permite el Ministerio cargar al remanente porque no genera nuevo gasto. Echar números en los Ayuntamientos cada vez está más difícil.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos