El Ayuntamiento encarga un proyecto para reparar el firme de la plaza de la Catedral

Losas rotas en la plaza de Alfonso II El Casto. / PIÑA
Losas rotas en la plaza de Alfonso II El Casto. / PIÑA

Getinsa Euroestudios dispondrá de un mes para hacer este diseño y también el de la conexión de Asensio Bretones con la ronda Sur

G. D. -R. OVIEDO.

El Ayuntamiento dispondrá, dentro de un mes, de un proyecto para la reparación del deteriorado pavimento de losas de piedra de la plaza de la Catedral, que presenta numerosos desperfectos desde hace años. El equipo de gobierno se lo ha encargado, a través de un contrato menor, a Gestinsa Euroestudios, pero hay varias cosas extrañas. La primera es que el contrato de redacción del proyecto incluye también que la empresa haga el diseño de las obras de la anunciada conexión entre Asensio Bretones y la ronda Sur en el mismo plazo. Más llamativo es que se financie con recursos ordinarios del capítulo de inversiones del presupuesto de este año, cuando los técnicos de Vías sostienen desde 2014 que el deterioro del pavimento se debe al paso de camiones y maquinaria pesada para la ampliación del Museo de Bellas Artes y que lo que correspondería era incautarse la garantía que depositó Sedes antes de iniciar las obras de la pinacoteca.

De hecho los informes del área extendían los daños causados por los trabajos de ampliación del Museo a otras calles del Antiguo que se usaron como acceso al tajo, tales como El Águila, La Rúa, pero también existentes en la plaza Porlier. Aunque también señalaban que la parte central de la plaza de Alfonso II El Casto presentaba daños por el paso de vehículos pesados ligados a actividades municipales como los conciertos de San Mateo y otras. En 2014, el concejal del área, Benjamín Rodríguez Cabañas, reconocía el mal estado del pavimento y la pésima imagen que transmitía a los turistas, pero se excusaba que en que «no tenía sentido arreglarlo hasta que no concluyan del todo los trabajos».

Los nuevos espacios ganados con la ampliación abrieron un año después y la segunda fase, desgajada del proyecto inicial al inicio de la crisis económica, ha sido abandonada por el Principado. La plaza, ahora, ya no tiene que esperar más, aunque queda por definir qué material usar para un espacio tan noble de la ciudad. Las losas actuales de piedra, que van asentadas sin mortero sobre una capa de arena, se han revelado muy frágiles ante el paso de vehículos pesados. Aunque Vías está empleando hormigón en zonas peatonales con tránsito de vehículos como forma de mejorar la durabilidad del pavimento, se trata de un entorno protegido en el que Cultura tenga algo que decir sobre sus condiciones.

Fotos

Vídeos