El Ayuntamiento de Oviedo gasta ya cada día casi 5.500 euros en comprar agua de Cadasa

La fuga de agua que denuncian los vecinos de San Claudio lleva dos años sin reparar.
La fuga de agua que denuncian los vecinos de San Claudio lleva dos años sin reparar. / M. ROJAS

Aguas pondrá en marcha una campaña para concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de un consumo responsable

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

La concejala de Aguas, Ana Rivas, dicen fuentes del equipo de gobierno, que «anda preocupada». Nunca, desde su entrada en servicio en 1990, había sido necesario bombear el agua de Los Alfilorios para poder sacarla y distribuirla a la red. La previsión meteorológica no da tregua. Para las próximas semanas, se esperan más días de sol que de agua y estos, escasos en precipitaciones. Incluso aunque lloviese mucho, apenas sería un parche. La cuenca del arroyo Barrera, que alimenta el embalse, es muy pequeña con sus apenas 3 kilómetros de recorrido desde su nacimiento hasta el reservorio y los manantiales del canal del Aramo tardarían en recuperar su nivel. La situación ha obligado a comprar a Cadasa ya el 41% del agua que consume la ciudad diariamente. Y eso tiene costes. A las tarifas actuales del Consorcio de Aguas de Asturias y estimando el consumo medio diario sobre los 15,4 millones de metros cúbicos que factura la ciudad, suponen 5.500 euros diarios. Pueden parecer pocos, pero en años hídricos normales la compra de agua a Cadasa no pasa el 18% en estiaje, por lo que los parámetros actuales suponen más que doblar el gasto.

Ante este escenario, la concejalía de Aguas ha puesto en marcha medidas para reducir el gasto de agua en riego y en la limpieza de las calles. Las zonas verdes desde ayer solo se regarán una vez a la semana, en lugar de las tres habituales en esta época, y además se hará con un 20% menos de agua. El baldeo, salvo en las zonas de uso más intensivo, se reduce a una vez a la semana en lugar de dos.

No está de más. Las instalaciones y servicios municipales consumen alrededor de 1,2 millones de metros cúbicos de agua al año, que se pagan a escote entre los recibos que se facturan a los consumidores domésticos y no domésticos. Solo las piscinas del parque del Oeste gastan más de 47.000 o el riego del parque de Invierno, que consume casi 43.000 anuales. Y eso ahorrándose los 37.000 de El Asturcón.

Las medidas no obvian que el consumo principal de Oviedo es doméstico. En 2015, los hogares de la ciudad se bebieron 12,1 millones largos de metros cúbicos, frente a los 3 millones de usos no domésticos. Por ello el Ayuntamiento pondrá en marcha una campaña para concienciar a la ciudadanía de la necesidad de hacer un consumo responsable del agua.

Además de reforzar los mensajes públicos, el Consistorio llevará consejos para el ahorro a las redes sociales y estudia una campaña de comunicación en radio. En realidad, los consejos son cosas de sentido común, conocidas: no dejar correr los grifos, ducha antes que baño, aprovechar bien las lavadoras y lavavajillas, reducir en lo posible el riego o reparar grifos y fugas domésticas.

Fuga en San Claudio

De las otras, en 2015, último año con datos disponibles, la concesionaria del servicio, Aqualia, reparó casi 1.300 averías en la red de distribución y otras tantas en puntos de agua como bocas de riego. Pueden parecer muchas, pero el sistema suma más de 800 kilómetros de conducciones y 40 depósitos rurales. Y aún así y aplicando todos los medios técnicos -telecontrol de caudales y un equipo especializado en su detección mediante hidrófonos y otros sistemas- algunas pueden pasar desapercibidas. Y otras que, aún siendo bien visibles, no tienen solución.

Vecinos de San Claudio denunciaron ayer la existencia de una fuga junto a la carretera N-634 que «lleva dos años perdiendo agua y sin que nadie la arregle», advirtieron. «Se han perdido millones de litros». Fuentes municipales reconocieron la existencia del problema, pero explicaron que no se trata de una fuga propia sino de la red de una empresa de telecomunicaciones que no atiende ni cumple los requerimientos enviados por la concesionaria.

«Lleva tanto tiempo saliendo agua que ha crecido hasta verdín», lamentan los vecinos. Pero el problema de la falta de agua no es ese, sino la ausencia de nieves durante el invierno.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos