Condena unánime a las pintadas contra los turistas en Oviedo

Dos turistas pasean por la calle San Isidoro junto a una de las pintadas en El Antiguo. / MARIO ROJAS

Equipo de gobierno y patronal coinciden en que los mensajes «rozan la xenofobia» y que son ataques al patrimonio ovetense

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Las paredes del casco antiguo de la ciudad amanecieron ayer con nuevos mensajes apuntando con sus letras a los turistas que nos visitan. A la pintada perpetrada en el muro de la iglesia de San Isidoro El Real y a la que ensucia la Plaza del Paraguas, se unieron otras en la Calle de San Isidoro y en Postigo Alto con el mismo lema que la primera: 'Tourist go home' ( 'Turistas marchaos a casa'). Esprays aplicados al calor de los ataques y manifestaciones registradas en Barcelona y el País Vasco contra visitantes foráneos e insertos en el debate acerca de si el turismo, las nuevas plataformas de alquiler vacacional y la masificación, echan a los moradores originarios de los barrios porque no pueden pagar alquileres desorbitados.

En Oviedo, ese problema parecía no existir pero ha surgido y creado un rechazo unánime. Ayer, tanto la alcaldesa en funciones, Ana Rivas, como el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, criticaron con dureza los grafitis y se mostraron preocupados por su inmediata limpieza. Algo que va a costar más en tiempo y en dinero de los ovetenses de lo esperado, al haberse pintado en edificios catalogados y protegidos. La Policía, por su parte, continúa con su investigación.

Según Rivas la limpieza no se puede acometer con agua a presión. «No podemos limpiarla con el equipo que tenemos. Hay que redactar un proyecto para que Cultura del Principado nos los autorice y hacerlo con una empresa especializada en este tipo de edificios. Creíamos que la pintada de San Isidoro estaba en los paneles de madera un antiguo comercio pero no es así. Está en el muro y no podemos actuar. Y en la de El Paraguas están comprobando también si se trata de un edificio protegido. Ese es el problema que tenemos con el casco antiguo» explicó Rivas.

Del Páramo: «No cabe ninguna lógica en lo que ha pasado y estamos en contra»

«Mueven la economía»

Preguntada acerca del fondo de los mensajes, Rivas lo calificó de «absurdo». «No saber convivir es muy triste», dijo. «Creerse que un territorio es tuyo y pretender que el resto de seres humanos te molestan es absurdo. No es bueno para el municipio que ocurran estas cosas porque el turismo mueve gran parte de nuestra economía. De estos mensajes a la xenofobia hay un paso», sentenció Rivas.

Ignacio Fernández del Páramo, por su parte, explicó que «estos actos vandálicos son injustificables porque actúan contra el patrimonio de los ovetenses y van a revertir en un mayor gasto de dinero público para limpiarlos y protegerlos. Desde la administración se va a hacer todo lo posible para limpiarlos. No cabe ninguna lógica en lo que ha pasado y estamos totalmente en contra», se lamentó el edil.

El responsable de Urbanismo, además, interpeló a quienes así se expresaron usando como lienzo las paredes de la ciudad. «Si alguien quiere hacer un debate acerca del modelo turístico hay otros foros. Si quieren plantear un debate serio y sosegado que sea en otro lugar y no atentando en los bienes e intereses del concejo. Punto», afimó Del Páramo.

En 2016, Oviedo recibió medio millón de turistas y este año los números apuntan en el mismo sentido. Desde OTEA, la asociación que agrupa a los hosteleros, creen que hay margen de mejora. Todo ello, cuando el sector representa el 12% del PIB de la región. Asimismo, las protestas aparecidas en Oviedo abren el melón de la gentrificación -cambio de usos tradicionales de los barrios y éxodo de la población local por la subida de los alquileres- a raíz de la expansión de plataformas de renta de pisos. En una consulta realizada ayer a la web de una de las líderes, para el último fin de semana de agosto, en Oviedo, solo quedaba disponible un 17% de la oferta de pisos privados para alojarse en la ciudad. En una reciente entrevista en este diario a Fernando Corral, vicepresidente de OTEA, este afirmaba que «podría haber entre dos mil y tres mil plazas» en plataformas online al margen del circuito reglado. «En meses de alta ocupación estaríamos hablando de un negocio mensual de unos doscientos mil euros».

Contactado ayer de nuevo, Corral afirmó que las pintadas se insertaban en «una deriva absurda en la que ha entrado esta ciudad que antes era ejemplo de limpieza y civismo». «Es lamentable que vayan contra alguien que viene a generar riqueza. El asturiano es muy hospitalario y está encantado de enseñar nuestra cultura, gastronomía y nuestra ciudad. Que se permita un mensaje de xenofobia así contra el que viene de fuera es lamentable», remató el hotelero.

Corral, además, recomendó a los 'artistas' a que copien al grafitero Banksy que con «un mensaje reivindicativo en muchas ocasiones», sin embargo, «ha logrado hacer arte urbano de verdad y que los turistas vayan a ver sus murales y grafitis. Eso sí que sería potenciar la ciudad con arte urbano y no con una imagen sucia y dejadez», sentenció.

«Fuera de lugar»

Manuel Almeida, representante de la asociación de vecinos Oviedo Redondo, ironizó acerca de que «a los comerciantes que no llegan a fin de mes ya les gustaría que hubiese más turistas». «Las pintadas están fuera de lugar. Puede haber otras ciudades en las que el turismo sí que sea un problema pero no aquí. El impacto que puede haber aquí en el Oviedo Antiguo es mínimo y espero que vaya creciendo para generar más riqueza en barrio», añadió.

«No podemos no comentarlo ni mirar para otro lado, pero tiene poca importancia más allá de ser una gamberrada. Otra cosa es el tema de las pintadas. En general. Esta es una más y el Ayuntamiento, hasta que no se involucre, cada pintada va a llamar a otras más», denunció. Preguntado acerca de si existe un problema con el precio de los alquileres Almeida lo tiene claro. «Los pisos se quedan vacíos por el deterioro y no se alquilan pero no por el precio. Donde sí que los precios son muy altos es en los locales porque se tiende al ocio nocturno. Lo ideal sería tener comercios de artesanía o de lo que fuera, como ocurre en otras ciudades en sus cascos históricos, orientados, precisamente al turismo».

Juan García, presidente de la asociación Oviedo Antiguo comentó que «de momento, aquí no hay turismo masificado. No estamos en Magaluf ni en la Barceloneta. No sé a qué mente preclara se le ha ocurrido pintar el primer monumento que tuvo a mano». «Es un acto vandálico. Una salvajada. Y más allá de la tropelía espero que no se pase a la violencia pura y dura», añadió García.

Fotos

Vídeos