«El Ayuntamiento incumplió el cierre de El Asturcón con la prueba de cross»

La pista cubierta de El Asturcón llena de agua. /  E. C.
La pista cubierta de El Asturcón llena de agua. / E. C.

Los usuarios critican que Deportes autorizase una competición cuando las instalaciones municipales ya estaban clausuradas

R. A / D. L. OVIEDO.

El cierre de las pistas de El Asturcón se decretó en mayo de 2016 y, en teoría, solo los usuarios del servicio de hipoterapia podrían entrar en el centro hípico. Pero esta decisión «se incumplió» a finales del año pasado, según criticaron los dueños de tres equipos que aún permanecen. Alegan que el concejal delegado de Deportes, Fernando Villacampa, autorizó la celebración de una prueba de ciclocross y se llenó «el picadero cubierto de 1.200 metros cuadrados de agua». «Los costes nos los quieren repercutir y además, el equipo de gobierno dio el visto bueno después de que el alcalde dijese que el precio del litro de agua costaba más que el de gasolina», lamentaron.

En El Asturcón siguen quedando tres caballos, 'Gold Action', 'Massara' y 'Gitano'. El Ayuntamiento está pidiendo presupuestos para trasladarde allí a los animales, a lo que no se oponen sus dueños, y que después sean sus propietarios quienes asuman la factura. Curiosamente, los cálculos con los que se está encontrando la Administración local son «muy parecidos a las cantidades que pagábamos cuando Urbaser gestionaba el servicio». «Por una media pensión (que incluye servicio de pista, comida, limpieza, cama) les piden 250 euros y la última factura que abonamos a la concesionaria por este mismo servicio era 242 euros», comparan.

«Planes sobre la mesa»

Preguntado por el asunto, Villacampa aseguró que está en marcha el «protocolo de realojo», que conlleva un contrato para el traslado de los equinos a un lugar por concretar. Sobre el futuro del complejo, afirmó que hay «muchos planes sobre la mesa» y van llegándole «cada vez más», como el publicado por este diario de Mas que chuchos. Consideró que algunos, como el de convertirlo en una ciudad del motor, «se caen por su propio peso». «Otros los habrá que configurar y estudiar la compatibilidad entre unos y otros», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos