El Ayuntamiento limita de forma cautelar el aforo del Auditorio a 1.500 espectadores

El concierto de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, muy concurrido, que ayer inauguró su temporada. Sus abonados no llegan al millar . / PABLO LORENZANA

La Fundación Princesa retira 500 invitaciones para el concierto del día 19 por las deficiencias de seguridad del edificio

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Todo va un poco a ojo de buen cubero, pero hay cosas que no pueden esperar. La junta de gobierno aprobó ayer el plan de autoprotección del Auditorio Príncipe Felipe y, a la vez, limitar de forma cautelar su aforo a 1.500 espectadores o, más gráficamente, restringir el uso de la sala polivalente. Lo hizo urgido por las prisas de la Fundación Princesa de Asturias, con el concierto del día 19 a la puertas. Ayer la directora de la entidad, Teresa Sanjurjo, confirmó que habrá 500 invitaciones menos para escuchar, junto a los Reyes de España, 'Iván, El Terrible', la cantata que Prokófiev compuso para la trilogía cinematográfica de Sergei Einsestein.

Lo hizo, incluso, antes de que el Ayuntamiento aprobase el plan de autoprotección del edificio y con detalles que no figuran en este. Sanjurjo señaló que la seguridad es algo «prioritario», por lo que se cerrarían los palcos laterales y la sala polivalente, lo que reducirá el aforo hasta las 1.500 personas. No entrará, dijo, «ni una persona más».

Más noticias

Por detrás, trasluce que no han sido días fáciles ni en General Yagüe, 2 -como luce el anverso de las invitaciones al concierto enviadas por la Fundación- ni en la plaza de la Constitución. Fuentes municipales señalaron que la entidad pidió en los últimos días indicaciones y certezas que no tenía al Ayuntamiento. Saber si podría o no celebrar el concierto y en qué condiciones. La respuesta es la limitación cautelar del aforo, que sugerían otros informes y a la que habría puesto número la propia jefa de Bomberos.

Con estos parámetros, ninguno de los conciertos de los ciclos municipales de música clásica -Grandes Conciertos y las Jornadas de Piano- o de la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, que ayer inauguró su temporada, se verán afectados de momento. Las tres programaciones rozan, pero no llegan, al millar de abonados cada una y solo requieren de la sala principal del Auditorio. «Son las que no podíamos trasladar», reconoció ayer el concejal de Congresos, Rubén Rosón, recordando la más que deficiente acústica del Calatrava.

El concejal de Personal, Iván Álvarez, defendió ayer que la medida es un primer paso para mejorar la seguridad del Auditorio, descuidada durante 18 años, «a la espera de lo que nos diga el informe de la jefa de Bomberos». Un dictamen que está encontrando más dificultades de las previstas. De hecho, el plan de autoprotección aprobado ayer lleva anejo un informe del responsable de Prevención de Riesgos Laborales, en el que este asume que el proyecto técnico original se ha esfumado y no pudo consultarse porque «no resultó localizable».

A la limitación del aforo, el técnico de Prevención añade una serie de obras «para actuaciones posteriores, y algunas necesariamente a muy corto plazo». El equipo de gobierno prefirió no precisarlas, pero la tarea es ingente. Abarca desde poner al día las revisiones de las instalaciones eléctricas, de calderas o climatización a la «sustitución y revisión» de las puertas de sectorización, en las que han aparecido una enorme cantidad de fallos. Algunas abren en el sentido contrario a la evacuación, otras no cierran herméticamente y otras, aunque tienen vidrios resistentes al fuego, no lo son sus perfiles metálicos.

Luces y almacenes

Los problemas no se limitan a las puertas. El informe aconseja limitar el encendido de las luces, en tanto no se sustituyan las lámparas por otras que no generen calor. Especialmente peligrosas son las encastradas en el suelo de la salas Principal, Polivalente y de Cámara, porque además rompen la sectorización vertical del edificio.

El concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, insistió en que la aprobación del documento «y las medidas que nos vayan indicando los técnicos» buscan garantizar la seguridad de los ocupantes y de los trabajadores». En las próximos días, se llevará a cabo un simulacro de evacuación completo, toda vez que con la aprobación quedan designados los responsables de emergencias en el edificio. La intención del Ayuntamiento, expuso Fernández, es que las empresas que también trabajan allí en apoyo de la oficina de Congresos, en limpieza o seguridad, tengan también un técnico formado en emergencias.

Dudas y almacenes

El plan de obras será extenso. El documento aprobado ayer prohíbe además hacerlas 'en caliente', con el edificio en uso para evitar riesgos de incendio. Entre las actuaciones prioritarias está garantizar la seguridad y minimizar los riesgos de las tripas del Auditorio, del sótano donde se ubican las salas de ensayo, de estudio, los cuartos de las instalaciones y los almacenes. Los informes de la sección de Edificios y Patrimonio advierten que los materiales no cumplen la normativa de resistencia y protección contra el fuego y que las únicas escaleras de salida, las que conducen a la planta baja, son inutilizables en caso de emergencia por no estar protegidas. También, que es necesario restringir el uso «indiscriminado» del almacén situado debajo de la sala Principal.

La limitación del aforo, además, tiene mayor alcance. No se podrán hacer actos simultáneos en las distintas salas aún cuando no lleguen a esos 1.500 espectadores. Si hay una actividad en la sala de Cámara no podrá haber otra a la vez en la Polivalente.

En este mes, solo dos actividades pretendían usar a la vez la sala Principal y la Polivalente: el concierto de los Premios Princesa de Asturias y el 25 aniversario de la Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo, la última semana de este mes.

Fotos

Vídeos