El Ayuntamiento de Oviedo tuvo más de dos meses para publicar el anuncio del IBI y no lo hizo

Wenceslao López. / Mario Rojas.

El alcalde vuelve a calificar la situación de «difícil» y dice que el equipo de gobierno «está trabajando para resolver el asunto»

G. D. -R. / D. L. OVIEDO.

El Ayuntamiento tuvo más de dos meses para corregir el 'olvido' que tiene en riesgo de anulación las ordenanzas fiscales y, en concreto el IBI, de este año. No lo hizo. Ningún departamento, ningún funcionario se dio cuenta de que no se había remitido el anuncio de información pública de las ordenanzas fiscales a «uno de los diarios de mayor circulación de la provincia», como exige la ley. De hecho, el anunció al Boletín Oficial del Principado de Asturias se remitió desde la Oficina Presupuestaria el 20 de octubre del año pasado, salió publicado el 26 y hasta el 31 de enero estuvo a tiempo de haberlo remitido a la prensa. No lo hizo y, ahora, recurrido por siete afectados por la aplicación de un tipo del IBI diferenciado y doble (del 1,3% frente al general del 0,65%) a los inmuebles de más de un millón de euros de valor catastral, está en un tris de ser anulado.

Fuentes de Somos insistieron ayer en defender la «legalidad» del IBI diferenciado y en que se trata de una medida que ahonda en la progresividad de la política fiscal municipal, que «pague más quien más tiene». También recalcaron, ante las críticas al concejal de Economía, Rubén Rosón, que se trata de un error técnico y no político.

El alcalde, Wenceslao López , preguntado ayer por la situación generada por el 'olvido', admitió que es un escenario «más difícil» de reconducir que el hecho de que en la nómina de los 252 contribuyentes afectados por el IBI diferenciado se hallan 'colado' tres grandes garajes de tres comunidades de vecinos.

Garajes afectados

López insistió en que en Oviedo no «hay ningún 'IBI para ricos', hay un IBI diferenciado como se hace en otros muchos municipios». Expuso que el hecho de que estos «tres grandes parkings» se vean afectados por el tipo recargado del impuesto, se debe a que no se ha hecho la división de la propiedad, «es una situación que deben corregir los propios propietarios en el catastro», no lo puede hacer el Ayuntamiento.

También minimizó sus consecuencias. El tipo especial del impuesto no afecta a ninguna vivienda, solo a usos no residenciales, por lo que para los vecinos cuyos garajes están afectados puede suponer, según sus cálculos, «un coste anual de 40 euros» por plaza de garaje. «El objetivo no es gravar los aparcamientos de los vecinos, pero la situación del Catastro es difícil».

De hecho, el objetivo de aplicar este recargo del IBI era aumentar la recaudación en algo más de tres millones de euros para poder hacer frente al pago de los intereses por la expropiación de Villa Magdalena, sin aumentar la presión fiscal al resto de propietarios y sin tener que hacer recortes en servicios públicos para poder cumplir la Ley de Estabilidad Presupuestaria.

La más presumible anulación del tipo diferenciado del IBI por no haber publicado el anuncio de información pública de las ordenanzas pone en riesgo el equilibrio de las cuentas. «Estamos a ver cómo resolvemos ese asunto», admitió López. El plan, de momento, es pelear en los tribunales contra los recursos y dejar sin ejecutar con cargo al superávit obras anunciadas por importe de esos algo más de tres millones de euros para cuadrar las cuentas.

Fotos

Vídeos