El Ayuntamiento negocia con el Principado para impulsar un centro recreativo en El Pevidal

El monte Naranco, con el Cristo a la izquierda y la finca del Pevidal a la derecha, donde ya trabajan en el desbroce trabajadores del plan de empleo. / PIÑA
El monte Naranco, con el Cristo a la izquierda y la finca del Pevidal a la derecha, donde ya trabajan en el desbroce trabajadores del plan de empleo. / PIÑA

El gobierno local solicita la cesión de la finca para instalar una granja-escuela y un espacio sobre el monte Naranco

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

En lo alto del Naranco, tras continuar un kilómetro y medio después del monumento al Sagrado Corazón de Jesús, el caminante llega a la finca de El Pevidal, propiedad en parte regional y en parte municipal que, hasta tiempos recientes, llevaba más de una década abandonada. Aunque pronto dejará de ser así pues, según fuentes del Principado, este se encuentra «en conversaciones con el Ayuntamiento para llevar a cabo la cesión de uso, para un proyecto didáctico ambiental y recreativo».

Intervenir en El Pevidal estaba previsto en el Plan de Turismo de Naturaleza, que propone para la finca más que para ningún otro activo ocioso de Oviedo. En primer lugar, proyecta crear un centro de recuperación de la fauna autóctona, en el que se exhibirían de manera educativa aves y mamíferos. Después, algo que no existe en todo el concejo: una granja escuela. Y para terminar, se sugieren centros de carácter medioambiental, multiactividad y de interpretación de la sierra del Naranco.

Más información

Rubén Rosón, concejal de Turismo, hace suyas las propuestas y habla de ocuparse de El Pevidal como «una reivindicación histórica». «Lo exigimos con una partida presupuestaria en 2018 que nos permitiera mantenerlo y si no, que nos dejen hacerlo a nosotros», especificó el edil.

El terreno del Principado en El Pevidal se extiende a lo largo de 89 hectáreas, compradas por 3,6 millones de euros a la familia Masaveu en 2006. El Gobierno autonómico quería transformarlo en un aula educativa con auditorio, pero los jueces anularon el proyecto del plan territorial especial supramunicipal del Parque Periurbano del Naranco. A su vez, convertirla en espacio de educación y recreo fue uno de los primeros propósitos que realizó Wenceslao López cuando fue investido alcalde de la ciudad hace dos años.

De momento, veintiséis personas de uno de los dos planes de empleo se están encargando ya de recuperar el Naranco, tanto la zona de Porciles como El Pevidal. En este último lugar, según fuentes del área de Empleo, «el estado vegetativo» sumamente tupido «con tojales (arbustos conocidos también como retamo espinoso», de grandes dimensiones», además de «la situación de abandono» que se encontraron los trabajadores, impidieron que se pudieran poner a desbrozar con ellos mismos.

A principios de este mes ya se procedió a entrar en la finca con un tractor para desbrozar. Después, las cuadrillas irán quitando la maleza a mano de manera puntual, para terminar repoblando 1,6 hectáreas con plantas de especies autóctonas.

La ladera norte, en 2018

Ya en abril del año que viene, 27 trabajadores de otro plan de empleo dedicarán un año a rehabilitar una zona de la ladera norte del monte Naranco, la que mira a Llanera, conocida como las Dolinas. Se llama así por la acumulación de este accidente geográfico, una especie de valle con forma de cono, a veces con un lago en el fondo, que se forma por la desintegración de rocas.

La actuación se llevará a cabo en varias fincas de propiedad municipal, cubriendo una superficie total de nueve hectáreas y media. Para ello, primero se procederá al desbroce total de las plantas allí existentes, según los técnicos, «puesto que aunque el planteamiento es de conservación de los pies existentes, son tan escasos que el desbroce no es digno de ser considerado parcial.

En total, está previsto que en esta zona del Naranco se planten tres mil árboles de varias especies autóctonas: haya, cerezo silvestre, roble común, abedul, y fresno común.

Por último, además de reforestar, los trabajadores abrirán un sendero peatonal nuevo, de un metro de ancho que discurrirá por la zona en la que actuarán de norte a sur, conectándose con el sendero PRA-AS 239 Puente Viejo-Naranco-Puente Gallegos y los caminos secundarios. También se colocarán carteles o señales de los elementos de interés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos