El Ayuntamiento de Oviedo ordena el cese de actividad de la cantera de La Belonga

La cantera La Belonga./Álex Piña
La cantera La Belonga. / Álex Piña

La medida afecta al funcionamiento de las cintas transportadoras y a la planta de transformación por exceso de ruido

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La Concejalía de Urbanismo va a ordenar de manera «inminente» el cese de actividad de la cantera de La Belonga, ubicada en Llagú. Lo hará en base a varias inspecciones realizadas por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y de los técnicos municipales, que registraron «un incumplimiento grave de ruidos» al superar los límites permitidos para desarrollar su actividad como empresa extractora y transformadora.

Por este motivo, el Ayuntamiento ha redactado un informe ordenando el cese de actividad de las cintas transportadoras de criba y una de las plantas de transformación. Lo que no se ha ordenado es la clausura de los dos molinos encargados de transformar el material. Sin embargo, no podrán realizar actividad alguna al cortarse el suministro que los abastecía para moler la piedra procedente de las cintas de criba que sí han sido clausuradas. «La cantera puede seguir extrayendo pero no transformando allí», explicaron fuentes municipales.

Demasiados decibelios

Las denuncias de un vecino cuya vivienda se ubica en frente de la cantera motivaron varias inspecciones por exceso de ruido. Las últimas fueron realizadas tanto por la Guardia Civil como por el propio Ayuntamiento. Esas mediciones arrojaron unos resultados muy por encima de los límites permitidos, cifrado en 28 decibelios. De hecho, en una de las mediciones nocturnas se alcanzó los 45 decibelios y en una realizada durante el día, los 55. «Es mucho ruido», aseguraron fuentes de Urbanismo. Tanto, que la empresa deberá presentar «un proyecto de medidas correctoras» para poder reiniciar su actividad.

Esta no es la primera vez que la cantera se enfrenta a un expediente administrativo. Hace un año, el Ayuntamiento procedió al cierre de uno de los dos molinos de micronizado de la instalación tras una denuncia relativa a la «existencia de polvo en suspensión y ruidos procedentes de la actividad extractiva».

El informe redactado por los técnicos municipales observó que se desprendía una cantidad de «polvo apreciable» durante el «llenado» de los camiones y también en la zona denominada de molienda de arena cofana. La empresa argumentó que las emisiones se debían a una «rotura» en el sistema de captación del polvo y a que faltaba una parte del cerramiento de la nave que alberga el molino. El Ayuntamiento le dio dos meses para subsanar los desperfectos y poder continuar con su actividad.

El pasado diciembre, el Ayuntamiento paralizó un generador utilizado por la cantera para surtir de electricidad a los medidores que controlan los niveles de polvo en suspensión por superar los límites de ruido permitido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos