El Ayuntamiento estudia nuevas medidas para combatir la contaminación del aire

El polvo que levanta la actividad de la cantera de La Belonga es una de las quejas que generan las ocho explotaciones activas en la ciudad. / M. ROJAS
El polvo que levanta la actividad de la cantera de La Belonga es una de las quejas que generan las ocho explotaciones activas en la ciudad. / M. ROJAS

Revisará el plan de Canteras para impedir nuvos usos fabriles y confía en el de Movilidad para reducir la emisión de partículas contaminantes

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

A la capital del Principado, como a muchas otras ciudades de España y la propia área metropolitana en la que se inserta, los problemas con la calidad del aire se le multiplican. Hace tres años tuvo que cortar la entrada a la ciudad en vísperas de Navidad, ahora la nueva estación de medición de Trubia confirma lo que sospechaban los ecologistas de las industrias de la localidad, cuyo efecto, dicen, se nota también en Ventanielles, la otra estación de control dotada de medidores de benceno. Ante esta situación y la más que probable puesta en marcha de una planta de asfaltos en Priorio, el Ayuntamiento tomará nuevas medidas, endureciendo el plan de Canteras, para frenar la doble actividad que convierte los suelos de las industrias extractivas en industriales y condena a los vecinos que han sufrido las molestias de una cmina a que, cuando esta cesa su actividad, se desarrollen sobre los mismos otras actividades contaminantes. Es solo una de las medidas en marcha o en estudio para frenar un problema que la última ley de Calidad del Aire ha hecho responsabilidad de los ayuntamientos y que prevé tomar decisiones sobre tráfico y movilidad, industria y urbanismo.

La cosa es seria. Un estudio de la Universidad Carlos III, publicado el pasado marzo, relaciona de forma directa 296 decesos anuales con la presencia de partículas nocivas en el aire de Oviedo. Ayer, miles de asturianos se congregaron pidiendo un aire más sano en un 'Paraíso contaminado'.

En lo que respiramos los ovetenses preocupa a Ayuntamiento y plataformas de ecologistas la presencia de contaminantes como el benceno y las partículas PM 2,5 y PM10; estas últimas, las que hicieron pitar el testigo instalado en Ventanielles hace tres años. «La magnitud de las muertes que cada año están relacionadas con las PM pide con urgencia que las administraciones adopten medidas para reducir la concentración de micropartículas producidas por la actividad humana en las ciudades donde la principal fuente de emisión es el tráfico», concluye el estudio.

Bajando al detalle, En Oviedo existe polución ambiental, contaminación acústica, de los suelos y, en menor medida, del agua. La actividad axtractiva en elconcejo, con ocho canteras abiertas y los planes para instalar dos plantas de derivados en la explotación de Santa Marina de Piedramuelle, una de asfaltos y otra de hormigón, preocupan a Ayuntamiento y vecinos de Priorio, Las Caldas y Trubia.

Más información

Ignacio Fernández del Páramo, Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente y Fructuoso Pontigo de la Coordinadora Ecoloxista d'Asturies coinciden en el diagnóstico. «Lo primero son los datos», afirma Pontigo que recuerda que en el caso del benceno, «la tolerante normativa espalola permite cinco puntos de media anual. Hay que recordar es un cancerígeno directo y que Oviedo es el sitio más contaminado de España por este elemento». 2017 fue el primer año completo de mediciones y la media de la estación de Trubia fue de 5,06 microgramos por metro cúbico, cuando el valor de referencia anual en las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 1,7 de media anual.

Del Páramo recuerda por qué 2017 fue el ejercicio con los datos sobre la mesa: «La estación estaba donde el colegio y tuvimos que bajarla a las piscinas para comenzar a medir bien». Asimismo, el Principado, alertado por las cifras, estableció un plan de acción a corto plazo para la reducción de los niveles de benceno en Trubia. En el documento, firmado por la consejería de Infraestructuras, se confirma lo que denunciaban vecinos y ecologistas: que la antigua estación de control de calidad del aire, en el monte, y no junto a las industrias, medía poco y mal.

Con la instalación de un medidor de benceno en la estación de la red oficial tras su cambio de ubicación, se comprobó la existencia de valores elevados, desde el 1 de julio de 2016, fecha de su instalación, hasta el 31 de diciembre de 2016, se registró una concentración media de 7,2 µg/m3.

Aire para Ventanielles

En cuanto a los tubos de escape, el concejal también pretende reducir las emisiones con otro documento vinculante como es el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS, por sus siglas), de las que recalca el sotenible. Como capital administrativa, la ciudad tiene poblemas de tráfico que van más allá de diez minutos en un atasco. Pontigo coincide y avanza que «solo con un buen sistema de transporte público y mejoras en el ferrocarril se puede solucionar». Uno de los motivos para el nuevo bulevar de Santullano, es reducir las emisiones. «La evolucion de la estación de Ventanielles en cuanto a partículas es complicada por la orografía», asume el concejal. «El límite de superaciones permitidas son 35 al año, en 2004 se superó 360 veces, con la conversión a calle urbana, en 2009 se bajó a 51», explica antes de avanzar que también preocupa el cambio de calderas de carbón por otras menos dañinas. En Ventanielles, desde la plataforma vecinal, también alertan que es la segunda estacion con mayores picos de benceno pese a estar «a más de 20 kilómetros de Trubia, estamos hablando hipotéticamente, pero son más de 100.000 personas afectadas por este cancerígeno directo en todo el concejo».

Ruido en Olloniego

También era Ventanielles la zona más castigada en cuanto a contaminación acústica. Sin embargo, con la reelaboración del mapa de ruido, el concejal pretende centrar sus esfuerzos en Pumarín, que actualmente es la zona con más superaciones. «Estamos finalizando la licitación del plan de acción contra el ruido para saber en qué mejorar, en pavimentos absorventes, por ejemplo y las transformaciónes necesarias en ese barrio». No solo el Consistorio es responsable del ruido. Como área metropolitana, Oviedo soporta tráfico proviniente de los concejos vecinos como Siero, que también sufre el mismo problema. Las autovías, dependientes del ministerio de Fomento, son la causa directa de la polución acústica. «En Olloniego, que es una de las zonas contaminadas, les llevan prometiendo pantallas acústicas desde 2003», rememora Del Páramo. También en La Corredoria, Cerdeño, Otero, San Lázaro, Santa Marina de Piedramuelle y Montecerrao.

Ocho canteras activas

Pontigo reitera la importancia de los datos «no hay un solo origen de la contaminación, son varios. Pero no podemos conocer cuáles con detalle ni acreditar sin datos». Lo que si se sabe es lo que se ve con los ojos como las canteras a cielo abierto que «nos van a dejar el monte como un queso gruyere. El plan de canteras obliga a restaurar el suelo cuando para la explotación, pero aquí no se hace». Rememora el Pontigo que, «en Oviedo, el PP hizo una cosa sorprendente, esos terrenos donde ha acabado la explotación minera pasan a ser suelo industrial y esa es la amenaza en la cantera de Priorio. Es un negocio redondo». Una vez más la pelota queda en el tejado de Del Páramo que pretende revertir esa situación con la revisión del Plan General de Ordenación.

La proyectada planta de asfaltos de Priorio, que tiene el visto bueno del Principado y que el propio Del Páramo anunció que tendrá que dar de paso a riesgo de prevaricar, supone para el valle de Las Caldas y Trubia una industria pesada más. Los vecinos han presentado 300 alegaciones y una denuncia ante la Fiscalía, que la admitió a trámite a primeros de este mes. El Ayuntamiento también ha recurrido para que se realice un estudio de impacto ambiental completo y no descarta acudir al Contencioso.

Interés general

La necesidad de tener datos precisos y poder sancionar a las fuentes emisoras es prioritario. «Lo que demanda el Ayuntamiento de Oviedo al plan de acción de mejora del aire es que no puede ser una solución local. Siero y Llanera tienen que ir en lla misma línea, planificar pensando en el área metropolitana», abunda el edil.

Ninguna ciudad de España de más de 50.000 habitantes tiene ocho canteras abiertas. Ni siquiera la recientemente expedientada de La Belonga ha parado su actividad. Como informó recientemente este diario, existen graves deficiencias corroboradas tanto por los servicios municipales como por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). La primera de ellas, «una obra sin licencia». Para Pontigo, «el plan de Canteras vigente no va en pro de los intereses de los ciudadanos. Hay suelo industrial perfectamente acondicionado para instalar nuevas actividades, no se tiene por qué instalar una planta de asfalto al lado de la zona rural porque un plan de 1987 lo permite, la legislación ha avanzado y ni siquiera hay que endurecerla, sino ajustarla. Todo lo que sea retirarlo del PGOU, será positivo», concluye.

Desde la plataforma vecinal contra la planta de asfalto en Priorio, y contra la que está en tramitación de hormigón, que también quiere instalar Canteras Cárcaba en Santa Marina de Piedramuelle, explican que «jurídicanente agotaremos todas las vias». «No afecta sólo a Priorio, afecta a todo Oviedo», recuerda Lucía Álvarez, que también se remite a bienes protegidos como la cueva de La Lluera para exigir un estudio que valore el patrimonio de la zona. El jueves, el consejero de Industria, Isaac Pola, defendió ante la Junta General que el proceso es «garantista» y recordó los trámites por los que ha pasado el proyecto hasta recibir el visto bueno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos