El Ayuntamiento da de paso las fiestas de La Argañosa y la Policía se prepara contra el botellón

Un grupo de asistentes a las fiestas de la Argañosa, que disfrutaorn de una buena sidra. / PIÑA

El fin de semana festivo pone en alerta a los agentes en el barrio, además de en Pando, Fitoria y la Jira del Naranco

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El fin de semana en el concejo está repleto de folixa: fiestas en San Cipriano de Pando sábado y domingo, hasta el lunes en La Argañosa y en Fitoria y mañana, en el Naranco, la recuperada Jira profana. Para velar por el bienestar de todos los romeros la Policía Local y la Nacional incrementarán sus dispositivos habituales. También se quiere evitar el botellón: el sábado de la semana pasada, en las fiestas de La Corredoria, los agentes municipales levantaron dieciséis actas por este motivo.

«Aunque estemos en alerta 4, los medios son los que son y usamos lo que tenemos. Hay un refuerzo genérico del turno nocturno por el botellón y coordinación con la Policía Nacional», comentó el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández. Al Naranco, además, ascenderán agentes para regular el tráfico, ante la previsión de que la asistencia sea nutrida.

En el caso de la Policía Nacional, según fuentes del Cuerpo, los efectivos estarán preparados para acudir ante la petición de apoyo de la Local, de la cual es competencia el control del botellón. En concreto, se desplegarán varias unidades de la UPR (Unidad de Prevención y Reacción), una división de refuerzo.

El Ayuntamiento autorizó ayer las fiestas de La Argañosa tras suspenderlas el jueves

Por otro lado, las fiestas de San Pablo de La Argañosa, que anteayer se suspendieron debido a que siete de las once barracas propuestas no contaban con la certificación técnica de un ingeniero exigida legalmente, finalmente se pudieron celebrar. Hacia el mediodía, el concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos, 'Rivi', firmó la autorización, una vez retiradas las siete atracciones.

La concejala del PP Belén Fernández Acevedo reclamó ayer al alcalde que cesase al edil de Festejos, o que dimita, para «asumir la responsabilidad política del desmadre en que el tripartito ha convertido las fiestas populares en Oviedo». También se preguntó por qué no se dieron antes las licencias: «¿No saben el calendario festivo?».

'Rivi' afirmó que hay un «problema» si «la gente presenta con muy pocos días de antelación» las solicitudes para hacer fiestas, lo cual obliga, en ocasiones, a que los técnicos tengan que revisar papeles en «horas». Y es que, aunque «lo ideal sería un mes» de anticipo no existe un tope legal a partir del cual ya no se puedan pedir permisos.

«Por la mañana se arregló y quedamos en paz. Ya pasó todo y que no pase más veces», respiró ayer el presidente de la organizadora Asociación de Vecinos de San Pablo de La Argañosa, Luis Ángel Gutiérrez. El dirigente vecinal contó que, en 24 años organizando fiestas, no ha tenido «nunca ni un problema, ni tuvo que intervenir la Policía». «Lo voy a dejar, ya no puedo más», confesó.

Gutiérrez defendió que, en su caso, «los papeles están presentados hace mucho tiempo, pero este año cambió todo, antes era meter por registro la documentación y ahora correo electrónico. Se complicó». Sí lamentó que no pudiese tocar, por la suspensión de las fiestas, la orquesta ovetense Cuarta Calle. Finalmente abrió la barra y tocó Clan Cero, pero no así las barracas. Hubo poco ambiente: la lluvia aguó las fiestas.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos