El Ayuntamiento de Oviedo reclama 800.000 euros a la empresa del spa del Naranco

La estructura del spa del Naranco. /M. R.
La estructura del spa del Naranco. / M. R.

Pide daños y perjuicios a la promotora por casi 4,7 millones para intentar evitar pagar los 3,3, más intereses, por las obras ejecutadas en el solar

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

La junta de gobierno aprobó ayer una nueva liquidación, la tercera, del contrato para la construcción y explotación del spa de Ciudad Naranco. Lo hizo en cumplimiento de sendas sentencias del Contencioso 6 y del TSJA que consideran probado, porque así lo reconocen los propios informes municipales, que la empresa ejecutó obras por 3,3 millones de euros a cuyo cobro tiene derecho, menos la correspondiente liquidación de daños y perjuicios. Al Ayuntamiento le salen las cuentas. Reclama a la empresa cerca de 4,7 millones: 2,9 millones por la inversión pendiente y otros casi 1,8 por la «indisponibilidad del equipamiento». La cifra se mitiga, con la garantía de 550.000 euros, ya incautada por el Ayuntamiento hasta los 4,2 millones y los intereses devengados y deja un saldo, sobre el papel, favorable a las arcas municipales de algo más de 800.000 euros.

Una cifra con la que, seguro, no estará de acuerdo el administrador concursal de Naranco Wellness y que abocará a una nueva visita a los tribunales de lo Contencioso y probablemente hasta el TSJA. Donde hasta ahora, lo que queda de la promotora que se comprometió a invertir 14 millones de euros en la construcción del centro ha ganado todos los pleitos.

La historia de un fracaso

Los contratos de obra y concesión eran la panacea. Hasta 11 equipamientos públicos anunció o barajó el equipo de gobierno del PP en 2008, que no costarían ni un euro al Ayuntamiento porque los construirían, sobre solares municipales empresas que recuperarían la millonaria inversión mediante su explotación. Era lo que el entonces concejal de Presupuestos y luego alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, llamaba «una fórmula novedosa de colaboración público-privada».

La cosa no salió bien. Solo un puñado llegaron a adjudicarse y, de aquella tanda, solo llegó a puerto, y ello tras modificarse la concesión y reducirse la inversión, el centro deportivo de Monte Cerrao, hoy explotado por Go Fit. Del resto, solo dos iniciaron las obras. En La Florida el Ayuntamiento indemnizó con 1,2 millones a la empresa y luego se gastó casi 9 en tapar los agujeros con una escuela infantil y el Florida Arena. Cuando la promotora del spa de Ciudad Naranco se agotó, en cambio decidió no pagar a las empresas por la obra ejecutada y acabó en los tribunales.

Intentó primero tomar posesión de la parcela y devolver parte de la garantía, unos 119.000 euros, a la empresa, que recurrió y logró la anulación de la liquidación del contrato. Una decisión que ratificó punto por punto el TSJA. Después, el Ayuntamiento sesteó. Tanto, como para que el pasado 3 de mayo, la jueza del Contencioso 6 ordenase «tramitar -sin dilación-» la liquidación del contrato que el Ayuntamiento llevaba dejando correr desde enero y, aún antes, desde que la concesionaria Naranco Wellness, ahora en disolución, lo solicitara en mayo de 2015. La magistrada consideraba en su auto que esta es la única medida que garantiza los derechos de la empresa. Tres meses después el Ayuntamiento ha hecho números, unos nuevos aunque previsibles. A ver si esta vez convencen a los magistrados.

Fotos

Vídeos