El Ayuntamiento sustituirá 121 farolas de cinco brazos por razones de seguridad

Una farola de cinco brazos caída el pasado verano en el paseo de Los Álamos. /  E. C.
Una farola de cinco brazos caída el pasado verano en el paseo de Los Álamos. / E. C.

Rivas denuncia el mal estado de las columnas, del que ya era consciente el PP, para avalar su retirada

G. D. -R. OVIEDO.

Como adelantó este diario en julio del año pasado, el Ayuntamiento quiere retirar y sustituir por razones de seguridad todas las farolas de cinco brazos del tipo Bailén -'las isabelinas'-, de las que hay 1.255 báculos en la ciudad. La edil de Servicios Básicos, Ana Rivas, defendió ayer la necesidad del primer contrato para iniciar el cambio por las 121 columnas en peor estado de las críticas del PP y Ciudadanos. Lo hizo recordando que el anterior equipo de gobierno ya tomó medidas y colocó refuerzos en varias de ellas ante el riesgo de desplome. Lo hizo también con imágenes para mostar cómo la corrosión se ha ido comiendo «unas columnas de muy mala calidad» y ha llegado a hacer caer algunas de ellas. «Hay que sustituir la estructura completa», resumió.

Con este primer contrato se sustituirán 121 farolas de cinco brazos, un cambio que está presupuestado en medio millón de euros, unos 4.000 euros cada farola «que incluye el precio de la columna y la instalación completa», detalló el alcalde, Wenceslao López, «y sin comisión».

Rivas rechazó las críticas de la oposición: «Me extraña que se nos acuse de intentar hacer una campaña para intentar terminar con la estética de 'gabinismo', cuando quien empezó con la modificación de las farolas fue Caunedo». «Por la información que tenemos, esas farolas tienen un riesgo importante de caerse y en consecuencia de generar accidentes», añadió López, que acusó a «las derechas municipales» de pretender que «cometamos la imprudencia de mirar para otro lado permitiendo unas farolas que tienen riesgo de caerse, igual que ellos miraron para otro lado cuando gobernaron con otros equipamientos municipales», en referencia a la situación del Auditorio.

La corona de cinco brazos de hierro fundido con sus lámparas tiene un peso próximo a una tonelada y no es recuperable. En el caso de las columnas de tres brazos, el equipo de gobierno mantiene la misma línea de actuación que el anterior para mejorar su eficiencia sin tener que cambiar la columna entera, sustituyendo sus luces de sodios por led y cortando el fanal central que provoca sombras de los otros dos. El Ayuntamiento ha solicitado al Estado una ayuda de cuatro millones de euros para completar la renovación de todo el alumbrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos