El Banco de Libros de Oviedo arranca su sexta campaña con 570 ejemplares de remanente

El Banco de Libros de Oviedo arranca su sexta campaña con 570 ejemplares de remanente

El proyecto del Consistorio y la Cruz Roja repartió el año pasado 905 manuales a los estudiantes, un 30% más que en la edición anterior

D. LUMBRERAS OVIEDO.

El Banco de Libros, una iniciativa anual del Ayuntamiento de Oviedo y la Cruz Roja, arrancará el próximo 16 de julio su sexta campaña con 570 ejemplares en remanente, según informaron ayer la concejala de Juventud, Marisa Ponga, y el director del proyecto, René Díaz. Una vez más, el centro de operaciones será el centro de estudios Vetusta.

En la primera fase, que se alargará hasta el 20 de julio, las familias podrán acudir a donar los libros de este curso. Se pide que estén en buen estado, sin roturas ni tachones, aunque sí pueden encontrarse subrayados. Por cada ejemplar se entregará un vale que se podrá canjear por otro manual escolar entre los días 23 y 27 de julio.

Avanzadas las vacaciones, se repetirá el operativo. Se celebrará una segunda fase de recogida del 3 al 7 de septiembre y se entregarán otra vez libros del 10 al 14 de dicho mes.

Quienes no puedan aportar ejemplares para conseguir vales, o no los encuentren en las primeras fases, tendrán una oportunidad en la tercera, del 17 al 20 de septiembre. Entonces se entregarán manuales sin necesidad de contraprestación, hasta un máximo de nueve por estudiante.

El centro de estudios estará abierto para estas labores todos los días laborables por la mañana, de 10 a 13.30 horas, y las tardes de lunes a jueves de 16.15 a 18.30 horas. Los interesados se encontrarán con un responsable técnico y voluntarios de Cruz Roja para atenderlos. El programa abarca desde tercero de Primaria hasta segundo de Bachillerato.

Álvarez explicó que el recurso es de «carácter universal, no hay criterios de selección, ayudamos a cualquier familia» con niños escolarizados en algún centro del concejo, porque «hoy en día» cualquiera sufre un «gasto tremendo», sobre todo en las familias con varios hijos. Así, el perfil del usuario es «mixto» sin que haya grandes diferencias sociales.

Otro objetivo del Banco, apuntó Ponga, es concienciar a los chavales para que cuiden los materiales y los reutilicen: «Más allá de las cuestiones económicas, el mensaje es transmitir los valores del consumo responsable».

Los ovetenses responden. El año pasado, recordó la concejala, 321 estudiantes de 266 familias se beneficiaron del Banco, que repartió un total de 905 libros. Casi la mitad, el 49%, fueron manuales de Secundaria, y otro 45% correspondió a los de Primaria. En cambio, solamente un 6% de los ejemplares que se facilitaron a los chavales eran de nivel de Bachillerato. «Ahí tenemos que trabajar mucho más», concedió Ponga.

La concejala se felicitó por unas cifras crecientes para un proyecto que se lleva desarrollando desde 2013 y que complementa a las iniciativas propias de los centros escolares para reciclar manuales. Así, en el año 2016 se entregaron 659 libros a 292 escolares y fueron 224 las familias beneficiarias. De modo que el incremento en la edición pasada en cuanto a libros repartidos fue de un 30 por ciento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos