Bomberos de Oviedo se encarga de manera temporal de las revisiones contra incendios en los edificios

Bomberos de Oviedo se encarga de manera temporal de las revisiones contra incendios en los edificios
Cuartel de Bomberos del Rubín. / MARIO ROJAS

El edil Rubén Rosón afirma que «existe total seguridad» en los inmuebles municipales, y que «no hay ningún problema»

JUAN CARLOS ABAD / DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Es el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) del Ayuntamiento de Oviedo quien se ha hecho cargo de las revisiones de los extintores y equipos de prevención de los edificios municipales, una vez que el contrato anterior con Electricidad Llanocaducara en noviembre del año pasado. Después de las informaciones publicadas por EL COMERCIO, tras dos revisiones infructuosas que se debían haber acometido en el estadio Carlos Tartiere, fuentes municipales vincularon ayer la tardanza para licitar unos nuevos pliegos con un cambio de criterio y de área de responsabilidad -de Seguridad Ciudadana a Infraestructuras-. En el interín, ha sido a instancias del servicio de Bomberos y mediante un contrato menor como se ha contratado el servicio.

También pusieron un punto de tranquilidad. «Los extintores de los edificios municipales están al día, con las revisiones pasadas. La primera de las inspecciones de los que caducan se hará en el mes de julio», explicaron fuentes cercanas al equipo de gobierno, que avanzaron que el resto de las revisiones a los equipamientos contra incendios en centros sociales, colegios y bibliotecas se harán antes de noviembre. «Ahora mismo no hay ningún extintor que incumpla la normativa», detallaron.

Más información

Que el contrato anterior, que data de 2013 y se extinguió en 2017, no se renovara para cumplir el decreto de 1993 que ordena la revisión y mantenimiento de las instalaciones, se debe, según las mismas fuentes, al cambio de criterio acerca de qué área municipal se tiene que hacer cargo del mismo. La creación de un departamento de Prevención en Extinción de Incendios llevó al departamento municipal de Edificios a considerar que debía ser Bomberos, como hasta la fecha, quien se tenía que encargar del correcto funcionamiento de los equipamientos públicos. Pero no. A día de hoy, los nuevos pliegos para contratar la revisión y mantenimiento de extintores, alarmas y detectores de humo se encuentran en fase de redacción y será Infraestructuras que lo gestione. «La anterior jefatura no renovó el concurso con lo cual hay que redactarlos de nuevo», explicaron.

Por su parte, Rubén Rosón, concejal de Economía, preguntado ayer por la seguridad de uno de los eventos más multitudinarios del año, la Cometcon, que se celebra este fin de semana en el Calatrava, afirmó que «existe la total seguridad de los edificios, de este y de otros. Están exactamente igual que el año pasado, con los planes de autoprotección firmados, así que no existe ningún problema». Por la convención de ocio alternativo pasarán 18.000 personas, según las estimaciones de la organización, y Rosón quiso tranquilizar a los asistentes con sus palabras. Sin embargo, un plan de autoprotección y el contrato para la revisión de los equipos contra incendios no son lo mismo aunque tengan relación. Un plan de autoprotección se implementa pero un extintor hay que examinarlo.

«Deberíamos dar ejemplo»

Manuel Díaz Freire, delegado de Prevención del Ayuntamiento de Oviedo y representante del sindicato CSI, explicó ayer que la situación en la que se encuentran los edificios municipales en cuanto al mantenimiento de los equipos de seguridad «se tenía que haber resuelto hace mucho tiempo». Se remontó al caso del Auditorio y las deficiencias en el plan de autoprotección del edificio, así como «al mantenimiento habitual, que es pecata minuta para el Ayuntamiento. Deberíamos ser ejemplo para otras empresas y no lo somos».

También recordó que «el estado del Carlos Tartiere se había denunciado tiempo atrás, así como las deficiencias constructivas y el viejo tema de los hidrantes. Estamos igual de mal que hace años», abundó. «Una administración no puede estar incumpliendo la normativa y es lo que está ocurriendo con el Ayuntamiento de Oviedo. Entiendo que puede haber un error puntual pero no se puede dar la callada por respuesta, es algo que hay que resolver inmediatamente», añadió Freire que, preguntado acerca de la seguridad del millar de empleados públicos con los que cuenta el Consistorio, afirmó que «están desmotivados, ni saben la normativa ni tienen la formación para conocer todos los protocolos necesarios» en materia de seguridad.

«Cuando el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, accedió al cargo, se habló con él y se le aportaron pruebas y escritos», dijo de Ricardo Fernández que asumió la gestión del área hace tres años. «No hablo de este gobierno ni del anterior, pero por poner un ejemplo, hace años, en el cuartel del Rubín, donde trabajan 400 funcionarios, para que la instalación de los sistemas contra incendio y las puertas de seguridad funcionaran, tuvo que venir la inspección de trabajo varias veces», explicó Freire.

«Es algo que desde la administración se tiene que hacer de oficio», añadió antes de resumir el estado de ánimo de la plantilla municipal: «Es decepcionante lo que está ocurriendo», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos