Bravo Corchete: «Las armas de los tercios las daba la Corona y las pagaban los usuarios»

El delegado de Defensa, Vicente Bravo Corchete, ante el público asistente. /  MARIO ROJAS
El delegado de Defensa, Vicente Bravo Corchete, ante el público asistente. / MARIO ROJAS

R. A.

Vicente Bravo Corchete, delegado de Defensa en el Principado de Asturias desde hace cinco años y «amante de la historia», como se definió, fue ayer el invitado del Museo Arqueológico para hablar de los tercios de España. Tras una breve presentación a cargo del viceconsejero de Cultura y Deporte, Vicente Domínguez, el coronel afirmó que el origen de esta unidad de defensa surgió de la mano de los Reyes Católicos, que dividieron sus tropas en tres clases: los piqueros, escudados y ballesteros.

Estas también fueron algunas de las armas que usaron los soldados de los tercios. Sin embargo, lo más paradójico era la forma en la que se asignaba el armamento: «Era la Corona quien proporcionaba los instrumentos con los que combatir al enemigo; sin embargo, los usuarios debían de pagar por su uso», expuso el militar ante un repleto auditorio. Asimismo, explicó que los ascensos en los tercios eran complicados de conseguir: «Se necesitaban cinco años para ascender a cabo y después se necesitaba un año para llegar a sargento, otro para ser alférez y el escalafón más alto era el capitán», afirmó durante la conferencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos