El PP califica de «despropósito mayúsculo» que el gobierno tramite un presupuesto con déficit

El proyecto prevé invertir 1,1 millones de euros en la calefacción del Palacio de los Deportes. / M. ROJAS
El proyecto prevé invertir 1,1 millones de euros en la calefacción del Palacio de los Deportes. / M. ROJAS

«Es un engaño» pedir un préstamo de 30 millones para inversiones si «en 2017 apenas se ejecutaron siete»

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Hasta la Gran Recesión, cuando se añadió el adjetivo «austero», los presupuestos de las administraciones siempre eran, en palabras de sus respectivos mandatarios, «inversores, sociales y equilibrados». Al que propone el equipo de gobierno para este 2018, por primera vez desde la aprobación de la Ley de Estabilidad en 2002, le falla la última palabra. Según el informe del interventor, además de incumplir la regla de gasto y el vigente plan económico financiero (vigente por haberse saltado las restricciones de Hacienda en los dos años precedentes), incurre en un déficit de 4,7 millones de euros, como adelantó este diario. Para el concejal del PP, Eduardo Rodríguez, es un «despropósito mayúsculo en todos los sentidos». En un duro comunicado recordó que se trata de las últimas cuentas «que ejecutará el tripartito» y aseguró que resumen lo que ha sido su acción de gobierno durante «todo el mandato, basada en los incumplimientos, la incapacidad y las mentiras».

Rodríguez destaca que los números y su agujero «han provocado que el informe de Intervención sea de una dureza nunca antes vista», con un folio y medio dedicado a recordar, por primera vez, las consecuencias de incumplir las normas que limitan el gasto de las administraciones públicas.

El interventor centra su informe en lo que parece un seguro conflicto con Cristóbal Montoro. Con el presupuesto en déficit, incumpliendo la regla de gasto y saltándose el plan económico financiero, el ministro puede imponer medidas «coercitivas» o «de obligado cumplimiento» y generar un choque como el que terminó con la dimisión del concejal de Economía de Madrid hace unas semanas. Eduardo Rodríguez prefiere poner el acento en lo que supondrá «un presupuesto con 23 millones de gasto fantasma: es una chapuza ilimitada que no se merecen los ovetenses porque implicará grandes recortes, rebajará el gasto para el siguiente presupuesto y condena a Oviedo al pozo de la inejecución» del gasto anunciado y, esto, a la frustración de los vecinos. «Es un engaño y tendrá consecuencias nefastas, porque incumplir la ley, como presume el concejal de Economía Rubén Rosón, no sale gratis», resumió.

Para muestra un botón, el proyecto de presupuestos prevé pedir casi 30 millones de euros a los bancos para financiar 34 millones de inversión, una cifra «irrealizable, cuando en 2017 el tripartito solo ejecutó 7 millones» en obras, «un despropósito porque las inversiones anunciadas son una mentira y generará frustración a los vecinos y desconfianza en los agentes económicos y sociales», concluyó Rodríguez.

Ciudadanos

También el Grupo Municipal de Ciudadanos cargó contra el proyecto de presupuestos, que, «tiene un descuadre generado, entre otras cosas, por incluir inversiones de más de 34 millones, cuando este gobierno ha demostrado con creces que no es capaz de ejecutar ni siquiera el 20% de las previstas». Su portavoz, Luis Pacho, acusó el equipo de gobierno de forzar los números para «poder seguir alardeando de grandes inversiones de las que luego no ejecuta ni una cuarta parte». Pacho recuerda a Rosón que el «alegre» incumplimiento de la normativa presupuestaria puede tener como consecuencia «que el ministerio nos intervenga las cuentas. Le recordamos que este año ya pasó en Madrid».

Más noticias

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos