Un callejero sin Miguel Ángel Blanco

Las discrepancias en cuanto a si utilizar el nombre de Miguel Ángel Blanco en un espacio se hacen notables también a pie de calle El rechazo a la proposición del Partido Popular divide a la ciudadanía

PAULA CARRELO OVIEDO.

Hace cuestión de días se conocía que Miguel Ángel Blanco, víctima de la banda terrorista ETA hace ahora veinte años, no tendrá una calle o plaza con su nombre en Oviedo. La propuesta del Partido Popular -también presentada en muchos otros puntos del país- fue rechazada por el equipo de gobiernoporque «no tiene sentido que una sola persona represente todo el sufrimiento de las víctimas de ETA».

Esta división de opiniones en cuanto a si utilizar el nombre de Miguel Ángel Blanco para un espacio público, o no, se da también a pie de calle.

Son muchos los vecinos que respaldan la decisión del tripartito, como Anabel Salinas, que ironicamente confiesa «tener ganas de emigrar voluntariamente» ante este tipo de conflictos. «Todo el mundo sabe que este chico tuvo una muerte muy violenta, pero la calle tendría que ser para todas las víctimas», comenta Salinas. Igual opina Joaquín Álvarez, que cree que esta proposición solo es «una de tantas del PP» y que «toda víctima merece el mismo derecho al reconocimiento».

Algunos prefieren mantenerse en el anonimato, pero se «desahogan» mostrándose «de acuerdo en el rechazo», por no considerarlo «representativo». Esta persona añadía después que «antes debería dedicarse una calle a otros héroes que se llevan proponiendo desde hace años, como Aida Lafuente».

Los hay que ven oportuno ese homenaje por «el cambio que representó en este país», dice Marcos Vega, porque «¡anda que no hay homenajeados por todas partes!». Algo similar a lo que comenta la joven Claudia Sánchez: «Miguel Ángel sí es un representante de todas las víctimas. Yo estoy a favor de la calle».

Isabel Cañete, lamentando la muerte del edil, piensa en «toda esa gente» que también ha sido víctima, «porque imagínate lo que pensarán esas familias a las que les han asesinado a algún pariente y no tienen representación», mientras su marido afirma estar «a favor de todo lo que propone el PP, en contra de lo que proponen los demás».

También hay defensores de esta postura que prefieren no dar su nombre pero sí su particular visión del tema: «Lo que pueden es aplicar la memoria histórica para lo que quieren».

«Vemos muy bien esta iniciativa. Nos da mucha pena por la muerte que llevó», comentan al unísono un grupo de señoras. Así lo cree la comerciante Margarita Fernández, a la que le ha parecido «fatal» que el equipo de gobierno haya rechazado esta propuesta. «Este chico bien se lo merece», añade Fernández.

Como en toda dicotomía, existe una respuesta del tipo «no sabe, no contesta», «ni en contra ni a favor», por parte de los más indecisos y los que prefieren no opinar.

Fotos

Vídeos