Los cambios en la ruta de La Manjoya generan protestas vecinales

Ana Rivas. /
Ana Rivas.

«Nos parece fata.l Hay mucha gente con niños que tendrán que ir en autobús al instituto. No tenemos supermercado, médicos, no hay pediatra ni nada»

D. LUMBRERAS OVIEDO.

La modificación de diez de las trece líneas de autobús, junto con la creación de la línea rápida Espíritu Santo-El Cristo, sigue sin fecha. «Hasta que no se publique en el BOPA (Boletín Oficial del Principado de Asturias, lo que da paso al periodo de alegaciones de los ciudadanos), nada. No está en nuestras manos cuándo», insistió ayer la concejala de Servicios Básicos, Ana Rivas. Y no parece que vaya a ser mientras dure el verano.

Aunque, reconoció la edil, «sí que es verdad que ya estamos recibiendo llamadas, avisos. Queremos hacer algunas modificaciones. Hay protestas fundamentalmente en la línea A, es la que realmente alguien puede salir perjudicado».

Dicha línea, en los cambios planteados, modifica sus horarios de salida (la primera a las 7.30 y la última a las 21.30 horas) y traslada, a petición de los conductores de TUA -que tenían que recortar sus descansos para cumplir con los tiempos- la cabecera de Llamaquique al Centro Médico, un cambio que no convence a los vecinos.

Ya en la reunión que Rivas mantuvo con las asociaciones de vecinos el mes pasado para presentarles las novedades, la representante de La Manjoya protestó por la pérdida de la conexión del barrio con Llamaquique. Entonces Rivas le respondió que su petición no era «técnicamente viable» y se ofreció a «intentar ajustar los horarios» de paso con los residentes para facilitar el transbordo con la línea de Puerto (G).

En la urbanización de La Zoreda, con «400 viviendas y mil y pico vecinos» están que trinan con el proyecto, cuenta Susana Fidalgo. «Nos parece fata.l Hay mucha gente con niños que tendrán que ir en autobús al instituto. No tenemos supermercado, médicos, no hay pediatra ni nada. Es tercermundista y pagamos el mismo IBI que en Montecerrao», denuncia. Quieren, además, una frecuencia cada media hora y no cada sesenta minutos.

Tampoco están contentos en Villafría. Su presidente vecinal, César González, avanzó que reclamará al Ayuntamiento: «No queremos que la línea J (Otero-San Claudio), pare en Villafría junto a la F (circular del HUCA), queremos que pare en la esquina de Purita de la Riva con Villafría. Se beneficia a muchos más vecinos y se puede hacer el transbordo enfrente del colegio». Otros que preparan una alegación son los residentes de Olloniego.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos