«Es cuestión de tiempo» que haya una lesión en el campo de rugby, advierte el PP

Un partido en el campo de rugby del Naranco. / P. LORENZANA
Un partido en el campo de rugby del Naranco. / P. LORENZANA

Antuña afea a Villacampa que rechace una moción de urgencia para arreglar una instalación deportiva «deplorable»

D. L. OVIEDO.

El concejal del PPGerardo Antuña, criticó ayer al edil delegado de Deportes, Fernando Villacampa, por rechazar en la Comisión plenaria de Educación una moción de su partido para realizar obras de adecuación en el campo de rugby del Naranco. «De continuar en el estado en el que está el terreno de juego, es cuestión de tiempo que se produzca una lesión de gravedad. Esperemos que el tripartio actúe antes de que esto ocurra», advirtió el edil.

Antuña aseguró que «Villacampa calificó la moción de 'chapuza', lo que implica que el concejal delegado está llamando chapuceros a los padres de los más de 300 niños que están inscritos en la escuelas del club y es de quienes emanan las demandas que llevamos».

Recordó asimismo que «el estado de las instalaciones es deplorable y este fin de semana el equipo rival, el Durango, se quejaba públicamente del campo y de las duchas». Fue en las dotaciones de aseo donde el popular redobló sus críticas: «Tiene especial relevancia que no hay vestuarios femeninos. En los partidos mixtos las duchas son por turnos, con el consiguiente trastorno para los niños, que deben esperar embarrados al final de los encuentros, lo que supone un riesgo añadido para su salud».

A juicio de los populares, «el tripartito lleva dos años y medio gobernando la ciudad y no ha hecho ni una sola gestión para solventar el problema». Sin embargo, como publicó este diario en julio, el equipo de gobierno tiene sobre la mesa una propuesta de cesión por parte del Principado, cuyo coste económico está estudiando.

Las quejas por esta instalación vienen de antiguo. La construyó el Consistorio sobre suelo autonómico sin convenio; solo en una ocasión, 2013, se pusieron de acuerdo para afianzar el terreno, por parte del ejecutivo asturiano, e impermeabilizar y arreglar los vestuarios, por parte de Oviedo. Nadie se ha ocupado de él de nuevo y el club tiene que lidiar con unas instalaciones tan deterioradas que obligan a suspender partidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos