Los campos de fútbol de Oviedo están llenos al disputarse cada fin de semana 50 partidos

El campo de Quintana pasará a ser propiedad municipal, mediante un acuerdo con el Real Juvencia de Trubia. / ÁLEX PIÑA
El campo de Quintana pasará a ser propiedad municipal, mediante un acuerdo con el Real Juvencia de Trubia. / ÁLEX PIÑA

La ciudad deportiva que el Real Oviedo iba a construir en El Asturcón aliviaría la carga de trabajo

JUAN CARLOS ABADROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Este fin de semana los campos municipales de fútbol de Oviedo albergarán mas de 50 partidos de competiciones de la Federación Asturiana de Fútbol. Por el Hermanos Llana, Matalablima, La Carisa, el Díaz Vega y o los Tensi, pasarán, desde alevines a tercera división, 1.500 jugadores. Eso, sin contar a los suplentes, padres y madres, árbitros, entrenadores y auxiliares. La no concreción de los planes del Real Oviedo para El Asturcón, trae aparejada una consecuencia para la ciudad. Los campos de fútbol de Oviedo seguirán atestados, sin una hora libre y los padres y los jugadores haciendo cábalas acerca de cómo se van a organizar para llevar a los críos hasta el campo donde jueguen o entrenen esa semana.

Con el proyecto, e incluso con la posibilidad de permuta de los terrenos de El Requexón por el centro hípico entre club y Ayuntamiento, posibilidad que flotó sobre la concesión planteada, Oviedo hoy tendría proyectadas una instalaciones con las que aliviar la falta de campos de fútbol. Una oportunidad perdida.

CAMPOS DE FÚTBOL

Situación
Los jugadores de Oviedo tienen que recorrer cada fin de semana varios kilómetros para disputar un partido contra un equipo del concejo.
Llenos
Los campos de fútbol están atestados y al principio de la temporada se tiene que hacer encaje de bolillos para que cuadren los horarios de entrenamientos y de partidos.
Solución
Una de las soluciones a este problema era que el Real Oviedo construyese su ciudad deportiva en El Asturcón, pero ahora el club ha desechado esta idea.

El pasado lunes el Real Oviedo descartó mudarse «de manera oficial» desde El Requexón al antiguo complejo hípico municipal de El Asturcón, clausurado en mayo de 2016. Desde el cierre de El Asturcón, la posibilidad de que el Real Oviedo se convirtiera en concesionario de la instalación ha estado sobre la mesa y casi era la única esperanza de futuro para este área. El propio club se mostró interesado por la posibilidad ante las incipientes necesidades de seguir dotando al primer equipo y la cantera de una estructura de primer nivel. El Ayuntamiento, por su parte, puso encima de la mesa una concesión a cincuenta años, pero pasó la pelota al alero del club carbayón. Era este quien tenía que hacerse cargo de la inversión para convertir el predio en un complejo apto para el balompié.

Más información

Los últimos planes conocidos si el acuerdo llegaba a buen puerto comprendían la construcción de siete campos de fútbol 11, otro de fútbol 8 y tres de fútbol sala, además de los servicios complementarios necesarios para el alto nivel: sala de musculación, fisioterapia y recuperación, sala de prensa y análisis de vídeo. El Ayuntamiento, por otro lado, seguiría utilizando la zona sur de El Asturcón para convertirlo en un centro para actividades deportivas y relacionadas con la naturaleza y el monte Naranco y también seguiría estando la zona de hipoterapia con la que se promueve la rehabilitación de los niños o adultos con problemas musculares, psicológicos, cognitivos y sociales.

Las razones que adujo Joaquín del Olmo para no hacer efectivo el acuerdo están en las propias estrecheces económicas de la entidad que desde la emisión de acciones y la entrada del grupo Carso, el año pasado tuvo que emprender una segunda ampliación de capital para seguir paliando la deuda. «Si vamos a hacer una inversión en un futuro en una ciudad deportiva, buscaremos que la propiedad sea del equipo, no que nos la presten por veinte o treinta años», explicó Del Olmo acerca de su negativa a asumir la cesión propuesta por el equipo de gobierno. Precisó que «el alcalde sabe mi opinión de El Asturcón desde hace un año. Si le preguntas cuál es la opinión de Joaquín del Olmo te la va a dejar muy clara».

Por otro lado, afirmó que «todo el mundo está de acuerdo» en que al club le hacen falta nuevas instalaciones pero que, en el caso de proyectarlas, «en un futuro» se buscaría ampliar El Requexón porque es «una de las cosas que quedan y dan sentido de pertenencia» al Real Oviedo. «Ir a un lugar que no es nuestro para hacer una inversión, creo que no merece la pena», remató.

Pero uno de los principales perjudicados por esta falta de acuerdo son los clubes deportivos, los padres y los niños que juegan al fútbol dentro del concejo. Cada fin de semana tienen que recorrer varios kilómetros para que sus hijos jueguen al balompié o entrenen. A pesar de estas molestias, Ángel López García del Real Juvencia, explica que «toda la vida» ha pasado esta situación y es «difícil de solucionar». Argumenta que ellos siempre que disputan un partido en casa quieren «jugar en Trubia o en La Pixarra», ya que son los dos estadios que tienen asignados y aclara que las distancias que hay en Oviedo no son muy largas, ya que por ejemplo se tardan «quince minutos» hasta llegar a nuestro campo.

Mientras se busca una solución a este problema, los campos de fútbol de Oviedo seguirán llenos. Sin ir más lejos, es rara la hora en la que el Pixarra no tiene actividad. Si las categorías inferiores del Real Oviedo no están entrenando, el campo es usado por el resto de clubes del concejo.

Asimismo, el Ayuntamiento seguirá haciendo encaje de bolillos al principio de cada temporada -hay más de 3.500 federados y otro millar en fútbol sala- para que todos los clubes puedan entrenar y disputar los encuentros. De igual forma, el equipo de gobierno tendrá que buscar una solución para El Asturción tras año y medio de cierre y puede que la idea de Rubén Rosón para que allí se organicen festivales de música y ocio al aire libre se haga ahora realidad.

Fotos

Vídeos