El 'carbayón' de Pumarín

Iacurci subido en una grúa ante su obra. / PIÑA
Iacurci subido en una grúa ante su obra. / PIÑA

Agostino Iacurci repinta un mural del barrio con diversos colores para reflejar lo «multiétnico» del barrio

D. LUMBRERAS OVIEDO.

En la avenida de Pumarín, 11 hay una fachada amarilla que ya no está vacía. Desde el martes hasta ayer por la mañana, el artista italiano Agostino Iacurci (Foggia, 1986) ha pintado un mural con un árbol y siete pájaros de diversos colores, que representan el carácter «multiétnico» del barrio.

La intervención es un aperitivo del primer festival de arte muralista Parees, que se celebra los próximos 14 y 15 de octubre. Antes, explica el pintor, conoció la ciudad y celebró «un proceso participativo» hablando con los vecinos. Ellos le explicaron que «no se sabe de dónde viene» el nombre de Pumarín, probablemente de pomarada. Por ello y porque el símbolo de Oviedo es un carbayón, Iacurci decidió plasmar un árbol. También, para simbolizar «la apertura y el multiculturalismo».

El artista, que ha elaborado murales en los cinco continentes, disfrutó de historias como las de la fuente de Pando o la 'Chata de Pumarín'. «La ciudad está muy linda, soy un gran fanática de España. Soy del sur de Italia, ahora vivo en Italia y me gusta mucho la comida y la gente. Es fiesta», comenta. Y en especial le gustó «muchísimo la fabada, y más el pote». Otro «ritual» que le llamó la atención es el del escanciado de la sidra: «Es como muy teatral, único».

No es la primera vez que la medianera luce contenido. Durante muchos años, después del vil asesinato del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco por terroristas de ETA en 1997, lució un crespón negro en su memoria.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos