«Los empresarios tienen que vivir la Cámara como algo suyo»

«Los empresarios tienen que vivir la Cámara como algo suyo»
Carlos Paniceres, candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Oviedo

Consejero delegado de Transinsa y vicepresidente de Fade, Paniceres es el candidaro a suceder a Fernando Fernández-Kelly

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Carlos Paniceres, consejero delegado de Transinsa y vicepresidente de la Federación Asturiana de Empresarios, se perfila como el próximo presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo en un proceso electoral que se alargará hasta finales de mayo. Durante la entrevista, en la que da pinceladas de los retos que afronta la institución que aspira a presidir, surgen temas transversales de la situación empresarial en la región y a la estructura económica de Asturias. El transporte, la incomunicación o la duplicidad de estructuras que tiende a la ineficiencia. También acerca del modelo de empresa que ha conseguido con Transinsa. «Sé de dónde vengo y eso te marca. Mi padre era autónomo y mi madre fue la primera mujer en conducir una ambulancia en Asturias. Pero todos los estudios dicen que tenemos empresas demasiado pequeñas y que eso no es bueno», afirma. Sucederá, si todo sigue así, a Fernando Fernádez-Kelly y pretende renovar la Cámara «desde la continuidad de la institución».

-¿Cuál es la situación de las empresas asturianas?

-Estamos saliendo de un momento de crisis, que coincide con un periodo transformación económica. El querer estar en las instituciones como la FADE o la Cámara de Comercio responde a la necesidad de querer aportar a los empresarios. Ayudar a los que ahora se denominan de forma técnicamente correcta 'emprendedores'. Porque a veces, parece que decir o usar la palabra 'emprendedor' significa 'empresario con perdón'.

-Si sale elegido, ¿qué planes tiene para la Cámara de Comercio?

-La Cámara actúa en cuatro áreas. Uno de los puntos fuertes tiene que ser ayudar a las pequeñas empresas, a los jóvenes que empiezan y afianzar los pasos que están dando las mujeres empresarias y y directivas. El proyecto de ventanilla única, por ejemplo, hay que retomarlo porque los inicios son costosos para los emprendedores. Potenciar el vivero de empresas también porque es fundamental para los primeros momentos.

-¿Cuál es su motivación para presentarse?

-Se juntaron dos cosas. Fernando Fernández-Kelly no se presentaba a la reelección. Lo sé por él, que me llama y me plantea que podía tener el perfil para asumir el reto y sucederle. Eso coincide con el periodo electoral en la FADE cuando estoy en el equipo de trabajo de Belarmino Feito, ayudándoles a preparar su candidatura.

-Hablan usted y Feito de aunar esfuerzos

-Hay un proyecto de alineación empresarial, para que los empresarios tengamos una voz, coordinada y en la misma dirección. La FADE tiene su papel, las cámaras otro; pero en sintonía. El reto en la Cámara es revertir el proceso de desafección que se produjo con la eliminación de la cuota cameral. Los empresarios lo veían como un impuesto y casi ni se acordaban de que llegaba con el IAE. Uno de los retos es que vean a la Cámara como algo suyo.

-¿Qué nuevas ideas aporta?

-Estos últimos cuatro años se ha hecho un trabajo para equilibrar el presupuesto. Hay que darle un impulso modernizador, pero desde la continuidad de la institución. La Cámara tiene que tener utilidad para sus socios. Ayudar en la internacionalizacion, en la formación de los empresarios y los directivos. Otro punto a reforzar e impulsar es la corte de arbitraje, que existe, pero todavía somos reticentes a utilizarla y evitaría pleitos costosos.

-Habla de formación ¿qué pretende en ese sentido?

-Trabajar en colaboración con la administración. Sé que hay un proyecto en torno al Camino de Santiago y podemos optar a fondos europeos. Pero sobre todo hay que hacer una labor para cambiar la imagen del empresario. Dignificar su figura. En EE.UU., la gente joven valora positivamente en las encuestas al empresario. Aquí, tenemos otra imagen heredada. La Cámara tiene que estar conectada con la Universidad para que los estudiantes que quieran montar una empresa tengan la formación y el apoyo necesario para salir adelante.

-¿Hay posibilidad de ampliar el vivero de Olloniego?

-Si, hay un proyecto para que el Ayuntamiento y el Principado participen y se puedan captar fondos, que se estudiará. Lo que no tiene sentido es tener naves vacías, despachos vacíos, salones de actos sin actos... La propia sede central tiene oficinas destinadas a los empresarios que empiezan. Pero le daremos una vuelta al edificio. Si hay espacios que no se usan, habrá que darles sentido.

-Hablaba de dignificar la imagen del empresario, ¿no hay ninguna autocrítica?

-Sin ninguna duda. Hay que aplicarla. Una de las cosas en las que hay que potenciar es la eficiencia. Con menos, más. Que las estructuras no se dupliquen. Belarmino Feito ha planteado que no puede haber cinco asociaciones para un mismo sector. La eficiencia nos tiene que hacer sostenibles y tenemos que estar pegados a la calle. Y eso que el modelo de empresario ha cambiado. No tiene nada que ver con el de hace 40 años.

-¿En qué sentido?

-En mi caso, mi padre fue autónomo y mi madre, la primera mujer que condujo una ambulancia en Asturias en el año 79. Sé de dónde vengo. La procedencia de uno marca la tendencia posterior. Y creo que eso que conseguimos en Transinsa, de pequeñas empresas hacer una grande aunando esfuerzos, es una idea que se puede aplicar a otros sectores en Asturias.

-El domingo pasado con el desalojo de la residencia del ERA de La Tenderina por las inundaciones se emplearon a fondo.

-La reacción de nuestra gente fue fantástica. Un Domingo de Ramos no es el mejor momento porque no tenemos todos los vehículos disponibles y se personaron voluntariamente para desalojar a mas de 100 personas transmitiendo tranquilidad. Transinsa es un proceso de hacer una empresa sumando esa es la línea.

-Con la crisis, ¿se ha emprendido para sobrevivir?

-La labor de los autónomos y las PYMES está ahí y es una prioridad para la Cámara; pero sí, los indicadores dicen que el tejido empresarial español necesita empresas un poco más grandes. En Asturias pasan cosas curiosas. Vivimos en un ámbito relativamente pequeño y aun así hay desconocimiento de lo que hace el de al lado. Podemos hacer más alianzas y proyectos para sumar.

-El proyecto del área central parece que avanza.

-El área central es una oportunidad para crear sinergias. Conseguir ser la séptima zona metropolitana de España. Hay experiencias como el Gran Bilbao o como Vigo. Creo que es muy buena noticia que los políticos se pongan de acuerdo y los empresarios estaremos ahí colaborando en el desarrollo del proceso. Los empresarios tenemos que participar en los debates presentes en la sociedad, no meternos en cosas etéreas.

-¿El transporte sigue siendo un handicap?

-Perder la autopista del mar fue una pena. En el ferrocarril, a ver si de una vez podemos tener el AVE en Campomanes para estar en un tiempo razonable en Madrid. En el tema de los vuelos, he hecho una reflexión y quiero que se me entienda. No digo que no haya vuelos con turistas, estoy encantado. La pregunta que me hago es si es una prioridad el subvencionar vuelos a Menorca o Venecia. Está bien que los asturianos podamos ir de vacaciones, pero alguna línea conectada con los grandes aeropuertos y que, al revés, desde aquellos sea una vía de entrada empresarial, es importante para la actividad económica de la región.

-¿Qué sectores ve más fuertes?

-El metal, que está exportando y triunfando afuera. Y las empresas de transformación auxiliares. Todo es importante, no resto importancia a ningún sector. El área del turismo también. Son dos sectores pujantes que necesitan unas buenas comunicaciones.

-Eso que dice, ¿no son intereses antagónicos?

-Como ciudadano que vive en Asturias, estoy preocupado por el medio ambiente, pero hay debates en la sociedad que satanizan a las empresas. Más, cuando ha habido y hay empresas que están invirtiendo muchos millones en cumplir la normativa medioambiental. Están invirtiendo en prevención. Y eso hay que destacarlo. EDP y Química del Nalón son dos ejemplos. Habría que preguntarse qué región queremos, si queremos industria y turismo, ambas realidades tienen que convivir.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos