«El cartel está siendo muy visto, así que todo ha salido bien. No hace daño ni ofende a nadie»

Ricardo Villoria, diseñador del polémico cartel de San Mateo, defiende su trabajo así como el derecho del público a opinar

JUAN CARLOS ABAD

«Los sentimientos de alegría y fiesta son muy subjetivos y yo no tengo que andar dando explicaciones de por qué uso una imagen en blanco y negro», afirma en conversación telefónica Ricardo Villoria, el diseñador gráfico de la polémica campaña promocional de las próximas fiestas de San Mateo 2017. Sorprendido por la magnitud de la reacción, dice, recién llegado de vacaciones, que «creía que iba a haber algo de polémica, ¿pero tanta?».

Las críticas a la cartelería, las de las más de 1.600 peticiones en Change.org para que el Consistorio la cambie, y las miles en redes sociales, radican en algo también subjetivo: en que el que los retratos elegidos por el artista no representan fielmente la imagen de la ciudad. Sin embargo Villoria no lo ve así. «Utilicé unas imágenes que causan rechazo en Oviedo por muchas cosas», continúa, «dicen que si no representa a la gente de Oviedo, que la gente de Oviedo no es así... El problema es que al utilizar una estética tan austera, todavía hay quien lo asocia a la pobreza y se ponen malos. Se ponen de uñas porque se les identifique con el cartel. Igual sirve para que despierten y se bajen de ese reinado vetusto».

En cuanto a los objetivos artísticos de su obra afirma que están cumplidos. «El cartel está siendo muy visto, así que todo ha salido bien. Ese es el objetivo porque es un cartel que no hace daño a nadie ni ofende a nadie», se reafirma. Villoria, a su vez, cree que «la gente está en su derecho a opinar pero los artistas, los diseñadores, estamos en nuestro derecho, es nuestra obligación, abrir puertas para que la gente vaya más allá».

A los ovetenses les esperan diez días seguidos de folixa desde que el día 15 de septiembre Sid Lowe dé el pregón desde el balcón del Ayuntamiento. De momento, los banderines de enganche de la fiesta son un periodista británico y unos carteles que se alejan del canon tradicional. «Experimentar con un cartel de una fiesta patronal es algo muy interesante porque es algo que apenas se puede tocar y creo que era una barrera que había que romper. Quizás la gente se anime y se dé cuenta de que estamos en el siglo XXI y que todo esto debería estar superado», recalca el diseñador.

En cuanto a la reacción en internet y las redes sociales con las réplicas humorísticas a la campaña, Villoria cree que es una reacción «muy interesante». «Están muy locos, se les fue de las manos. Llevamos cuatro días con el cartelito. Hay miles de comentarios, entras en Change y cada petición con su comentario. Hay cientos de comentarios», abunda. «¿Cómo puede haber tanta gente opinando sobre un tema que al final no es tan importante. No sé, fue más importante cuando rescatamos Bankia, digo yo. Será que es agosto y hace mal tiempo», añade.

Fotos

Vídeos