Las casetas del Bombé reciben 16 ofertas y solo una asociación se interesa por los chiringuitos

Las casetas del Bombé, en la pasada edición. / A. PIÑA.
Las casetas del Bombé, en la pasada edición. / A. PIÑA.

Roberto Sánchez Ramos acusa a los ediles del PP de «reventar las fiestas» y les invita a «relajarse y disfrutar»

R. AGUDÍN / J. C. ABAD OVIEDO.

A la espera de que los tribunales se pronuncien -el PP ha presentado una denuncia solicitando la paralización cautelar del concurso contra los nuevos chiringuitos de San Mateo-, la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF) continúa con la tramitación de las adjudicaciones de San Mateo. Una sola asociación opta a las cuatro instalaciones tradicionales -dos en la Corrada del Obispo y dos en El Campillín- por lo que si cumple los requisitos ocupará la plaza. En cambio, para las casetas del Bombé habrá que sortear el próximo lunes: se ofertan catorce y se interesaron dieciséis.

El lunes, a partir de las dos de tarde, se conocerá el nombre de los ocupantes de las barras festivas, pero mientras tanto continúa el fuego político entre el gobierno local, el PP y los hosteleros.

El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, aprovechó ayer la inauguración de una exposición en Trascorrales para disparar al principal partido de la oposición: «Ahora tengo la sensación de que quieren reventar las fiestas». Tras más de dos décadas de gobierno del PP, 'Rivi' comparó la actitud de los «desatados» populares, haciendo mención explícita a la edil y expresidenta de la SOF, Belén Fernández Acevedo, con un berrinche. «Me recuerdan a aquel niño rico que era el que tenía el balón de fútbol y había partido si él jugaba de delantero centro. Si no lo era, cogía el balón y nos quedábamos el resto de niños sin jugar», bromeó.

El presidente de la SOF lamentó especialmente que se someta a «empresas que llevan más de treinta años con el Ayuntamiento a una persecución inusual». «Yo llevo de concejal desde el año 91 y jamás ni IU ni el resto de los grupos han tenido una reacción tan virulenta sobre unas fiestas donde siempre operó el consenso. Además el debate siempre estaba en cómo mejorarlas, no en cómo destruirlas», valoró el concejal, que invitó al PP a «relajarse y disfrutar».

En cuanto al contenido, a cómo se han organizado y lo ajustado de los plazos, el máximo responsable de la SOF aseguró que los festejos «están encaminados». Detalló que el programa ya se distribuye en la calle, que el lunes se solventaría la adjudicación de las casetas «tras un proceso en igualdad de oportunidades», el martes el escenario de la Catedral -tras un primer concurso fallido hubo que invitar a seis empresas por el procedimiento de urgencia- y que presentarán el plan de autoprotección.

En medio de este enfrentamiento, Ciudadanos pidió ayer «un poco de cordura» e intentó ejercer de mediador entre el gobierno actual y el anterior: «Las fiestas de todos no pueden convertirse en un arma arrojadiza entre los que gobiernan ahora y los que lo hicieron veinticuatro años». Eso sí, su portavoz, Luis Pacho, también cargó por los plazos: «Que el concejal de Festejos no engañe a la gente, que eso de que todo hecho... Menos tirar cohetes y más trabajar».

Fotos

Vídeos