La Catedral de Oviedo termina las obras para albergar tumbas

Un operario abrillanta la capilla de Covadonga, con uno de los huecos para tumbas a la izquierda.
Un operario abrillanta la capilla de Covadonga, con uno de los huecos para tumbas a la izquierda. / M. R.

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Las obras para tallar en la roca de las paredes de la capilla de Covadonga de la Catedral de Oviedo dos huecos en los que albergar futuras tumbas para obispos concluyeron ayer, cuando los operarios recogieron los bártulos y abrillantaron el espacio. Comenzados el pasado noviembre, los trabajos han costado cerca de 20.000 euros. Allí pueden descansar quienes han ocupado u ocupan la mitra ovetense. Ya reposan allí, entre otros, Javier Lauzurica (1949-64).

También finalizó el retejado y la reposición de cristales en la capilla de Santa Bárbara, afectada el mes pasado por la borrasca 'Bruno'. Un proyecto en curso, indicó el deán, Benito Gallego, es que «en la capilla de Santa Eulalia se ha cambiado el piso», visiblemente deteriorado y con humedades. El siguiente paso sería restaurar la capilla de los Vigiles, que «está esperando» y tiene ya un proyecto del Estado, pero el presidente del Cabildo teme que la falta de presupuestos deje el asunto sin financiación.

Además, en el exterior, se realizaron trabajos de mantenimiento. La verja de la Puerta de la Perdonanza, la que da al Tránsito de Santa Bárbara, está siendo sustituida. «La que había de punta está mal. Mañana (por hoy) o pasado (por mañana) están ya cambiándola y poniendo la protección antipalomas», explicó Gallego. Además, operarios de Artecdos trataron, ayudándose con una plataforma elevadora, el túnel que conecta la Catedral con el Palacio Episcopal.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos