«El Centro Asturiano es el más abierto que hay en Asturias»

Ana Nebot, ayer, ante el teatro Campoamor./P. LORENZANA
Ana Nebot, ayer, ante el teatro Campoamor. / P. LORENZANA
Ana Nebot. Soprano y pregonera de las fiestas del Centro Asturiano

«Oviedo tiene un gran prestigio musical fuera. Hay recortes, pero tenemos que estar orgullosos, han venido los mejores divos»

DANIEL LUMBRERASOVIEDO.

La soprano ovetense, historiadora del Arte y profesora de canto en Llanes Ana Nebot dará esta noche, tras un concierto ayer en el Museo Arqueológico, el pregón de las fiestas del Centro Asturiano.

-¿Cómo le pidieron el pregón?

-Después de un concierto homenaje a Jaime Martínez del Rotary Club, me presentaron a Alfredo Canteli (presidente del Centro) y abiertamente me lo dijo. Al principio pensé, ¿tengo algo que aportar? Estás acostumbrado a que sea gente más mayor quien hace los pregones. Pero soy bastante valiente a esos niveles.

-¿Se lo está preparando tanto como un concierto o más?

-Más. Me encanta leer, pero no tengo facilidad para escribir. Me rodean amigos escritores y les decía 'os admiro'. No me atreví a pedirles que me lo escribieran; quizás alguno me habría hecho el favor, pero lo auténtico es que lo escriba yo aunque no sea una pieza literaria de altísimo nivel, pero sí salida de dentro. Estos días me recluía en casa de mi madre para buscar el silencio y escribir. -Creo que tuvo grandes momentos de niña en el centro.

-Hay un ambiente muy sano. Mis padres nos dejaban ir allí, no tenían miedo. Era la época en que no había botellón y la gente con 14, 15 ó 16 años iba al Centro a hacer deporte. Hoy en día, entre el enganche a las Playstation y todo eso se ha perdido vivir compartiendo deporte, compartiendo naturaleza.

-Y con su novio de adolescente, que era socio...

Lo he puesto en el pregón, pero lo he centrado en una invitación a la fiesta, a sentir, a disfrutar de la cultura y a que despertemos ese lado sensible que hay en todos nosotros.

-¿Qué valores representa el Centro para usted?

-Un equipo humano, dirección y socios, que se reúne en momentos de ocio y se generan relaciones de amistad, de compañerismo. Para mí es el centro más abierto que hay en Asturias, en el que percibo una mayor variedad de asociados. Aparte de que tiene las mejores instalaciones de Asturias y hasta de España. No tiene mucho que ver con lo que yo conocí, pero ha cambiado para bien.

-¿Ha cantado allí?

-Como miembro de la Fundación Príncipe, canté de solista la canción de Ángel Embil 'Paxarín parleru'.

-¿Cuáles son sus proyectos profesionales ahora?

-El 5 y 6 de octubre hago 'Carmina Burana' con la OSPA en Gijón y Oviedo. Después hago un papel en 'Manon', en la ópera de Bilbao.

-Su concierto fue uno de los últimos actos del Festival de Verano.

-La primera vez que canté en el claustro de la Catedral fue en el 98. Me llamó Luis Iberni, que un poco fue el que puso a Oviedo en el lugar musical en el que está. Me enfado mucho cuando veo la falta de colaboración institucional en Asturias. Somos tres ciudades que estamos a la gresca todo el día y es muy difícil trabajar porque siempre hay pegas. En el Centro lo poco que pedí al momento estaba resuelto. Aquí hay falta de comunicación entre la consejería y el Ayuntamiento.

-¿Qué opina de la programación?

-No he podido disfrutar mucho porque he tenido un verano de viajes. Igual es demasiado, a lo mejor hay que hacer un poquito menos, porque si no, no lo valoras. Pero que haya actividad, siempre a favor.

-¿Qué le pareció la supresión de los Premios Líricos?

-Fue un error, no me gustó cuando se dijo que se tiraban 200.000 euros en una noche. Eso no es así, nadie se lo plantea con un partido de fútbol. Además, la última gala fue de una magia que dejó un buen sabor de boca. La gente agradece cantando y es muy dinámica. Era una publicidad, el nombre de Oviedo estaba en todo el mundo. Se podía haber recortado, pero no quitarlos.

-¿Cuál es la imagen de Oviedo en el mundillo musical de fuera?

-Pues de gran prestigio. El ciclo de conciertos en el Auditorio que es de los mejores de España. Han venido los mejores divos. Hoy hay recortes pero tenemos que estar orgullosos. Lo primero es comer, pero luego una de las principales cosas es la cultura, que es el alimento para el alma.

Fotos

Vídeos