Los centros sociales tendrán desfibriladores

D. L. OVIEDO.

El concejal de Economía, Rubén Rosón, adelantó ayer que el Ayuntamiento gastará «más de 100.000 euros» en comprar y mantener desfibriladores no solo en los edificios municipales, también en los centros sociales y en los de estudio.

Cada uno de estos aparatos costará, según fuentes municipales, «aproximadamente dos mil euros». Ya se conoce la ubicación de nueve de ellos: uno en la Casa Consistorial -en cuyas proximidades fallecieron dos personas por ataques cardíacos-, dos en el edificio de Seguridad Ciudadana en El Rubín y seis, portátiles, en los coches patrulla de la Policía Local. Habrá que tener en cuenta, además, la formación necesaria a los trabajadores del Ayuntamiento para manejar este instrumental médico.

El equipo de gobierno da así cumplimiento a uno de los proyectos elegidos por los ovetenses en los presupuestos participativos de 2017: la dotación de desfibriladores «a todos los centros públicos y dependientes del Ayuntamiento así como en los transportes públicos y estaciones de tren y autobús». Entonces, los técnicos estimaron que esta propuesta costaba 150.400 euros.

Rosón realizó estas declaraciones en el marco de la firma de un convenio entre el Instituto de Prevención de Riesgos Laborales y el Colegio de Graduados Sociales de Asturias, a fin de contar con la experiencia y el asesoramiento profesional de estos últimos a la hora de evitar accidentes en el puesto de trabajo. El concejal expresó su voluntad de realizar un acuerdo también con la última institución en beneficio de los empleados municipales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos