165 chavales contra los robots

Foto de grupo de participantes y profesores de Oviedo Piensa Joven, con los ediles Rubén Rosón y Ana Taboada, en el Calatrava. / MARIO ROJAS
Foto de grupo de participantes y profesores de Oviedo Piensa Joven, con los ediles Rubén Rosón y Ana Taboada, en el Calatrava. / MARIO ROJAS

'Oviedo Piensa Joven' ofrece formación a desempleados de entre 16 y 30 años

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Dentro de unos años, los robots se ocuparán de gran parte de los trabajos, dejando a muchas personas sin ocupación. Pero «ningún robot va a poder hacer itinerarios en bicicleta, cuidar a nuestros mayores o dar una información turística de calidad». Son palabras del concejal de Economía, Rubén Rosón, durante la recepción en el Palacio de Congresos a 165 jóvenes, de entre 16 y 30 años, beneficiarios del programa de empleo 'Oviedo Piensa Joven' y que estaban desempleados.

Desde el pasado abril, y hasta diciembre, reciben formación teórica y práctica y remunerada: 430 euros mensuales. Existen once itinerarios, en áreas como la jardinería o la atención al cliente, todos con un certificado de profesionalidad al final para quienes lo superen. Una formación en la que no faltan el inglés o las habilidades digitales.

«Muy contentas»

Susana Zampach y Bea Pérez, de 26 y 27 años, están «muy contentas» con la clase en la que están, de arreglos y adaptaciones de prendas. Después de «seis meses» y «bastante tiempo» en el paro, respectivamente, han descubierto que les «gusta la costura» gracias a «una profesora muy buena». «Ya hemos aprendido a coser a máquina y a mano diferentes patrones», comentó Pérez.

Por su parte, la vicealcaldesa, Ana Taboada, destacó que 'Oviedo piensa joven' «es uno de los mayores planes de empleo juvenil que ha tenido la ciudad, es histórico por el número de participantes», y añadió que es una forma de luchar contra «el desempleo juvenil y la precariedad». Rosón informó de que el programa tiene un coste de cerca de 1,25 millones de euros, el 92% procedente de fondos europeos.

Junto a Rosón y Taboada, recibieron a los jóvenes los monitores del programa, los profesores, que fueron muy aplaudidos, y la coordinadora, Carmen Sánchez: «Estaré en el trabajo del día a día, recogiendo las quejas y las sugerencias. También haré el papel de mala, si hay que dar un tirón de orejas», advirtiéndoles de que su sueldo menguará si faltan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos