The Christians son los noventa

The Christians, ayer sobre el escenario de la plaza de la Catedral. / FOTOS MARIO ROJAS
The Christians, ayer sobre el escenario de la plaza de la Catedral. / FOTOS MARIO ROJAS

La banda de soul pone el broche a los conciertos en la Catedral | Tom Swoon y Luka Caro pincharon una divertida y contundente sesión de house para el cierre de las fiestas en el escenario principal

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La programación de la última noche de conciertos -penúltima, hoy se celelebra la final del Festiamas- en la plaza de la Catedral funcionó como conjunto gracias a una sutil evolución de estilos y géneros propuestos por los artistas invitados. Tras el concierto de Stacey Kent, a las once se saltó al soul-pop de The Christians. Plato fuerte de la noche en el que la banda liderada por Garry Christian, salpimentó con temas de sus discos más recientes los clásicos básicos de la formación. Aquellos con los que triunfaron a finales de los ochenta y principio de los noventa.

Así, en los primeros compases sonaron lo que prometieron en la previa. Fueron a por su primer single de siempre, 'Forgotten town' y pasaron a 'Happy in hell', muy coreado y aplaudido por el público. Tras calentar con cortes menos conocidos, se metieron de lleno con sus dos primeros trabajos. Los que les reportaron en su momento números uno con ese soul y pop adulto tan liviano como efectivo para las radiofórmulas y le regresan a uno a los extintos programas musicales de domingo por la mañana. Para 'Words', los de Liverpool se reinventaron rindieron una extensa y florida versión de su tema más reconocido y popular.

El público supo agradecer el cambio de registros con aplausos y se notó que, pese a ser una banda con un set preparado para grandes escenarios, pierden la calidez que ganarían en un teatro o una sala. En la despedida tocaron 'Hooverville (And They Promised Us the World)' mucho más movida y guitarrera.

Tras ellos, la noche acabó con una sesión de house de sólida factura a cargo del Dj polaco Tom Swoon esta vez acompañado de Luka Caro en . La noche acompañó y se pudo bailar y saltar sin abrigo ni paraguas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos