La ciudad reduce el consumo eléctrico del alumbrado público un 34% desde 2008

La factura eléctrica no deja de subir pese a la reducción del consumo. / PABLO LORENZANA
La factura eléctrica no deja de subir pese a la reducción del consumo. / PABLO LORENZANA

Pese al esfuerzo realizado, paga 75.000 euros más que entonces por el suministro eléctrico para los 51.000 puntos de luz existentes

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Ayuntamiento, a través de diversos programas e inversiones en renovación tecnológica de las lámparas de las farolas, ha conseguido reducir casi un 34% su consumo eléctrico en alumbrado público desde 2008. Para que vean que lo suyo con su factura de la luz no es una excepción, el Ayuntamiento también podría quejarse. Paga ahora por un 34% menos de kilovatios 75.000 euros más al año que en 2008. En aquel año, el coste del suministro eléctrico de las farolas de la ciudad ascendió a 3.225.000 euros, para este año, están presupuestados 3.326.000.

Los datos son aún más llamativos si se tiene en cuenta que, en 2008, la ciudad contaba con poco más de 48.000 lámparas iluminando sus calles y vías y en la actualidad supera las 51.000, un 6% más. Y eso que la cifra está bajando en los últimos años debido a los planes de sustitución de bombillas de vapor de sodio de alta presión por luminarias led en las farolas isabelinas. Un plan que conlleva también la reducción del número de puntos de luz -brazos- de estas. El máximo se tocó en 2013, con más de 52.200 lámparas instaladas.

Las medidas de ahorro energético comenzaron a implantarse en diciembre de 2008 con la aplicación de lo que el equipo de gobierno llamó un programa de apagado selectivo. Aunque en principio no lo fue tanto. Consistía en el apagado del 50% a partir de las 22.30 horas los días laborables y de las 23.00 horas, los festivos. Hubo varios meses de pruebas y ajustes y denuncias de la oposición que vinculaban el aumento del número de atropellos en horas nocturnas con la reducción del alumbrado. Mediante relojes atómicos, el Ayuntamiento ajustó el horario aún más. El apagado parcial llegó a hacerse en diciembre a las 17.45. Además, desde 2013, ha invertido casi 3 millones de euros en sustituir bombillas por lámparas led. Todo ese esfuerzo para acabar pagando 75.000 euros más que hace una década.

De las medidas de ahorro no se libran ni las instalaciones municipales que, desde hace dos años, tienen contratadas distintas potencias según la franja horaria. Por ejemplo, el Auditorio guarda 'energías' para las últimas horas de las tardes y ahorra con 25% menos de potencia contratada el resto del día.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos