La cofradía del Silencio y la Santa Cruz estrecha lazos con la Guardia Civil de Oviedo

Armando Arias y el teniente coronel Luis Avilés, durante el hermanamiento./ PIÑA
Armando Arias y el teniente coronel Luis Avilés, durante el hermanamiento. / PIÑA

La iglesia de la Corte acogió ayer el hermanamiento entre ambas instituciones y después se produjo un besapiés

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

«Es una alegría tremenda que nos hayamos hermanado con la Comandancia de la Guardia Civil de Oviedo». Armando Arias es el abad de la cofradía del Silencio y la Santa Cruz y ayer fue el encargado de firmar el documento por el que se acredita que ambas instituciones tendrán a partir de ahora tendrán «un vínculo más fuerte». A pesar de que este trámite entró en vigor ayer, los agentes de la Benemérita llevan años colaborando con esta cofradía. Acompañan cada martes santo al paso de María Santísima de la Amargura y ayer el teniente coronel Luis Avilés explicó que todos los agentes procesionan de forma voluntaria. «Cada año colaboramos con las cofradías y los agentes que van junto a las imágenes lo hacen fuera del horario laboral», apuntó. Avilés confesó también que esta no es la primera vez que la Comandancia de Oviedo se hermana con una cofradía de la Semana Santa. Este acto de fraternización lo han hecho anteriormente con la hermandad de Los Estudiantes y del Jesús Cautivo y confesó que este tipo de actos sirven para «estrechar lazos» con los organizadores de las procesiones.

Tras este hermanamiento, la iglesia de la Corte acogió un besapiés al Santo Cristo Flagelado. Hoy se celebra a las 19 horas una conferencia sobre el año jubilar Mariano en la basílica de San Juan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos