El Principado cederá a Oviedo el complejo deportivo del Naranco en 2019

Un partido, con los jugadores muy embarrados, en el campo del Naranco./Pablo Lorenzana
Un partido, con los jugadores muy embarrados, en el campo del Naranco. / Pablo Lorenzana

Este verano se arreglará el drenaje del campo de rugby y el alcalde condiciona el acuerdo a la cofinanciación del cambio del terreno de juego

Gonzalo Díaz-Rubín
GONZALO DÍAZ-RUBÍNOviedo

O todo o nada, y salió todo. La solución al mal estado del campo de rugby pasará por la cesión de todas las instalaciones deportivas del Principado al Ayuntamiento de Oviedo el próximo año. El alcalde, Wenceslao López, lo anunció ayer, tras reunirse la víspera con el consejero de Cultura, Genaro Alonso, y el director general de Deportes, José Ramón Tuero. Según explicó, ambas partes han alcanzado un acuerdo para formalizar la cesión de todo el complejo deportivo del Naranco, que incluye el campo de fútbol de Vallobín, los aparcamientos, el polideportivo y el campo de rugby, al Ayuntamiento en 2019. López solo puso una condición: que el Principado cofinancie la instalación de césped artificial en el campo del Real Oviedo Rugby el próximo año. Mientras tanto y una vez concluya la temporada a finales de mes, el Ayuntamiento contratará obras de mejora del drenaje, que el club estima costarían unos 30.000 euros, para permitir la homologación del terreno de juego por parte de la federación antes de que se reinicia la competición, allá por septiembre.

El alcalde explicó que en la reunión planteó al Principado superar el acuerdo de hace cinco años para ceder solo el campo de rugby al Ayuntamiento. Una opción que aceptó la consejería y que pondrá en manos municipales un nuevo campo de fútbol, el del C. D. Vallobín, la pista polideportiva y los aparcamientos.

La extraña historia

López recordó que el estado del campo de rugby lleva coleando desde 2013: «Con el nuevo acuerdo, que incluye la cesión de todo el conjunto y la colaboración del Principado para instalar un campo de hierba sintética el año que viene, entramos en una vía de solución de un problema que existía desde hace cinco años», concluyó. En realidad, el problema se arrastra desde 1998, cuando el Ayuntamiento construyó en terrenos del Principado el campo sin que nadie haya explicado aún qué funcionario permitió a la administración local aquel dislate de invertir en instalaciones regionales. El mantenimiento quedó en el limbo. y pese a las obras, ejecutadas al alimón en 2013, el deterioro ha sido progresivo.

En 2009, el Principado construyó el campo de fútbol del Vallobín, pese a ser para uso local. A buen seguro que el acuerdo de ayer inquieta sobre todo al club que lo utiliza ahora casi en exclusiva, aunque el mantenimiento del mismo pase a ser cuestión municipal el próximo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos