El condenado por abusar de la hija menor de su pareja recurre ante el Supremo

La defensa argumenta que existe un «error en la valoración de la prueba» que, dice, demuestra que la niña mintió en la denuncia

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Por apreciar un «error en la valoración de la prueba» y por la «contradicción de los hechos», el abogado del hombre condenado a once años de cárcel por violar a la hija menor de su pareja ha presentado ante el Tribunal Supremo un recurso de casación.

El letrado José Manuel Álvarez lo avanzó tras conocer la sentencia que dictó la Audiencia Provincial, el pasado mes de julio. Recuerda que tanto la niña como la madre se retractaron en sus testimonios hasta el punto de retirar la acusación y que la única prueba pericial psicológica forense determinó que la niña mintió en la denuncia. «Es La única que tiene documentada en soporte físico las distintas intervenciones que se hicieron con la niña», explicó el abogado del condenado.

Los hechos

La Audiencia Provincial condenó al padrastro de la niña a once años de prisión

La Audiencia Provincial condenó al acusado a once años y un mes de cárcel por violar a la hija menor de edad de su pareja. El hombre, un camarero ecuatoriano de 37 años, aprovechaba que se quedaba a solas con su hijastra para, a partir de los 8 años, realizarle tocamientos en sus partes íntimas y desde agosto de 2013, cuando ella tenía 11 años, mantener relaciones sexuales con una frecuencia semanal e incluso varias veces a la semana, según recogió el escrito del Ministerio Fiscal.

La relación del acusado con su pareja sentimental y madre de la niña comenzó en 2004. Dado que la madre trabajaba en Salinas y el acusado en Oviedo, la hijastra pasaba los periodos de vacaciones escolares a solas con su padrastro en la capital.

Aprovechando esta situación de convivencia comenzaron los abusos. Esta situación persistió hasta el verano de 2014, cuando la niña se lo confesó a su madre tras una discusión familiar. Tras ser activado el protocolo de investigación correspondiente, el Ministerio Fiscal calificó definitivamente los hechos procesales como constitutivos de un delito continuado de agresión sexual con penetración a un menor. La Audiencia declaró probadas las relaciones que el acusado mantuvo con la menor entre agosto del 2013 y septiembre de 2014. A pesar de que la madre y la hija, tras una primera declaración, negaron los abusos sexuales.

Fotos

Vídeos