Condenado a tres años y medio de cárcel por entrar a robar en un piso tras hacerse con las llaves

Simulación de un ladrón forzando la cerradura de un piso para entrar a robar/ÁLEX PIÑA
Simulación de un ladrón forzando la cerradura de un piso para entrar a robar / ÁLEX PIÑA

La madre de la chica a la que el ladrón hurtó el bolso se lo encontró en plena noche en una habitación apoderándose de un ordenador

R. AGUDÍN OVIEDO.

El juez de lo Penal número 3 de Oviedo ha condenado a un joven a tres años y medio de cárcel por entrar a robar en la vivienda de una mujer, a la que previamente le había sustraído el bolso en una discoteca. Aunque a lo largo de la vista oral celebrada el pasado mes de noviembre, el ahora condenado negó los hechos, la sala le ha hallado culpable, por lo que seguirá en prisión, donde está cumpliendo otras condenas, si bien su letrado, Jesús Díaz, anunció que recurrirá la sentencia.

Los hechos ocurrieron el 21 de febrero de 2016, cuando el procesado, actuando de común acuerdo con la que era su novia por aquel entonces y que ha de pagar una multa de 360 euros, sustrajo el bolso de la víctima en un local de ocio y después, huyeron. Además del móvil, el permiso de conducir, una tarjeta de crédito y veinte euros, en su interior estaban las llaves de su domicilio. Cotejada la dirección en el DNI, se dirigió en plena noche a la vivienda. Abrió la puerta, entró en una habitación y se apoderó de un ordenador portátil y un cargador. Cuando estaba cogiendo el equipo de música, como detallaba el escrito de Fiscalía, le sorprendió la madre de la chica que se había despertado por las molestias que le provocaban el ruido y la luz encendida repentinamente. En el juicio explicó que le preguntó quién era y le contestó «con voz pastosa que era el novio de mi hija». Acto seguido comenzaron forcejear y el procesado hirió a la madre de un dedo y la pierna. Después, según detalló ella en el juicio, «me dijo que mi hija estaba secuestrada» y le reclamó dinero para el pago del rescate.

Un cargador nada más

La situación de tensión se mantuvo hasta que una vecina salió en su auxilio. Finalmente, el ladrón huyó de la vivienda llevándose tan solo un cargador de móvil.

La Fiscalía, que inicialmente pedía cinco años de prisión para el acusado, rebajó durante el juicio la petición de la pena a tres años y media, la misma por la que finalmente ha sido condenado, al considerar que actuó con sus facultades disminuidas por el consumo de drogas. Además, deberá pagar 527 euros y una responsabilidad civil de 189 euros, como así pidió el Ministerio Público.

La exnovia del procesado, que colaboró en el robo del bolso, y fue defendida por la letrada Ángela Martínez, abonará 360 euros a la víctima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos