Condenan a siete años de cárcel a un hombre que drogó y abusó de una menor

Condenan a siete años de cárcel a un hombre que drogó y abusó de una menor

El procesado, de origen dominicano, proporcionó cannabis, alcohol y drogas de diseño a la joven que se quedó inconsciente

J. C. A. / C. P. OVIEODO.

La sección segunda de la Audiencia Provincial condenó ayer a siete años de prisión a G. R. F., un hombre de 44 años de origen dominicano por dos delitos, uno de abusos sexuales y otro contra la salud pública. Asimismo, el tribunal le impone una indemnización de 6.000 euros y una orden de alejamiento durante cinco años. Tras el juicio, que se celebró el pasado 12 de diciembre, la Fiscalía mantuvo una solicitud de pena de 11 años de privación de libertad por unos hechos acaecidos en 2016.

La defensa del acusado, durante la vista oral, había pedido la libre absolución del acusado que acudió a la sala desde el penal de Asturias donde se encuentra recluido desde hace 16 meses.

Los hechos que la Audiencia considera probados, aunque contra la sentencia cabe recurso, se produjeron en septiembre de 2016 cuando tres chicas que permanecían en un centro de acogida en Oviedo salieron una noche, junto al novio de una de ellas, hasta la casa en la que el condenado tenía alquilada una vivienda. Allí, G. R. F. les invitó a cannabis, vodka y MDMA -una droga sintética- que mezclaron con el alcohol.

La víctima, al ingerir el cóctel de estupefacientes se sintió mareada y se acostó en la cama que había en la habitación. Fue entonces cuando el procesado la desnudó y abusó de ella. En ese momento las amigas estaban en el baño. La joven, que en la actualidad tiene 18 años no interpuso denuncia de parte pero ratificó el escrito de Fiscalía en el que se relataban estos hechos.

El procesado, sin embargo, negó haber mantenido relaciones sexuales con la joven, aunque reconoció que había mantenido «contacto físico» con ella a través de «besos», siempre, dijo, con el consentimiento de la víctima. Asimismo, a las preguntas de si había suministrado drogas y alcohol a las jóvenes, reconoció haber ingerido estas sustancias pero especificó que había sido «un consumo compartido».

La palabra aportada por las otras dos amigas en la vista oral como testigos, sin embargo, coincidió con el relato del Ministerio Público. Una de ellas aseguró que la víctima se quedó «dormidísima» y que en un momento dado apareció contando que se había despertando con el acusado manteniendo relaciones sexuales con ella. La amiga aseguró que G. R. F. volvió a intentar mantener relaciones sexuales con la víctima con «nosotras delante» por lo que las jóvenes decidieron entonces irse de la casa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos