La conductora del atropello de Oviedo declarará ante el juez en septiembre

El supuesto vehículo protagonista del atropello. / E. C.

El juzgado de Instrucción número 2 se ha hecho cargo de la investigación; mientras, la víctima continúa con su recuperación

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

El parón judicial que cada año se produce en agosto afectará a la investigación del atropello que se produjo en la calle Matemático Pedrayes el pasado viernes. Un coche invadió una terraza hostelera y lanzó por los aires a una mujer, después la conductora huyó del lugar de los hechos ante la sorpresa de los testigos.

Según informaron ayer fuentes judiciales, el Juzgado de Instrucción número 2 continuará con la investigación del suceso en septiembre, debido a que este mes solamente está operativo el tribunal de guardia. Pasado agosto, la presunta autora de los hechos tendrá que declarar ante el juez para exponer su versión de los hechos.

De momento, la conocida es la de la propia víctima. María Rañón, de 51 años, quien explicó que, tras salir del gimnasio, tomó asiento en la terraza de la cafetería Nuevo Ayala para descansar. «Según me senté, automáticamente sentí un coche derrapar y darme con el capó en la espalda, con tan mala suerte que me golpeó en la zona operada. Salí desplazada con la silla un montón de metros», describió a este periódico el pasado domingo. «A partir del golpe no recuerdo nada porque me quedé aturdida», abundó.

El golpe más fuerte que recibió fue justamente en la espalda, justo donde había sido intervenida recientemente. Fue trasladada de inmediato al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) donde le practicaron diversas pruebas. Desde entonces sufre fuertes dolores que le tienen postrada en la cama de su casa.

Mientras Rañón se recuperaba, la Policía Nacional buscaba a la conductora que, tras el atropello, huyó del lugar de los hechos. Tal y como relataron testigos presenciales, nada más producirse el accidente, no paró el vehículo hasta que llegó a la calle Cervantes. Allí un grupo de personas consiguió hablar con ella y convencerla de que debía volver hasta el lugar de los hechos. Accedió en un primer momento, pero dijo que primero quería aparcar el vehículo. Sin embargo, se fugó y no se supo nada más de ella hasta el martes por la tarde. Acudió a la comisaría de la calle Juan Benito Argüelles (antigua General Yagüe) donde se acogió a su derecho de no declarar y quedó en libertad.

Momentos después fue detenido el propietario del vehículo. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad le habían tomado declaración el sábado. Entonces, dijo que el viernes no había cogido su coche y posteriormente presentó una denuncia por robo del mismo. Después, se descubrió que, presuntamente, trataba de encubrir a la conductora, con la que está relacionado. Ahora los dos deberán dar su versión de los hechos ante el juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo. Será el próximo septiembre.

Fotos

Vídeos