La conductora que el viernes atropelló a una mujer sigue en busca y captura

El supuesto vehículo protagonista del atropello. / E. C.
El supuesto vehículo protagonista del atropello. / E. C.

La Policía Nacional destaca que la investigación «está avanzada» y confía detenerla en los próximos días

R. AGUDÍN / J. C. ABAD OVIEDO.

La conductora que el viernes por la tarde arrolló a María Rañón en la confluencia de las calles Asturias y Matemático Pedrayes, cuando se encontraba sentada en una terraza hostelera, sigue en busca y captura. Según informaron ayer fuentes próximas a la Policía Nacional, la investigación «está avanzada», y se espera que en los próximos días sea detenida. Hasta entonces, la campaña que la víctima ha puesto en marcha para localizarla, sigue en marcha y pide a todos los testigos que tengan fotos sobre el suceso, las envíen a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para que estos puedan dar con la autora.

Y está dando sus frutos. La imagen que acompaña esta información fue tomada segundos después del atropello por uno de los testigos. La supuesta conductora que se dio a la fuga tras impactar contra la terraza de la cafetería Ayala viaja en el Citroën C2, retratado en primer término, en la confluencia de la calle Cervantes con Independencia. A la izquierda, otro testigo señala al vehículo mientras este prosigue su marcha. Las descripciones que facilita la propia víctima señalan que la conductora es «joven, morena y con el pelo liso».

Rañón advierte que «hay cosas muy raras en todo esto» porque, «el coche perdió una aleta cuando me impactó. Y ahora mismo puede que le haya dado tiempo a repararlo y a quitar las marcas que quedaron».

Rañón, que se encontraba en la terraza de la cafetería Nuevo Ayala el pasado viernes, no tuvo tiempo a reaccionar cuando el vehículo derrapó y la golpeó. Venía de la piscina y se sentó a descansar y leer un libro. «Según me senté, sentí como el capó de un vehículo me daba en la espalda». Con tan mala suerte que le golpeó en una zona donde había sido intervenida quirúrgicamente hace poco. Salió volando unos tres metros y a pesar del golpe y quedar aturdida, se levantó por su propio pie.

Mientras la ambulancia llegaba para trasladarla al HUCA, los clientes de la cafetería salieron corriendo en busca de la kamikaze. Lograron interceptarla en la calle Cervantes y después de hablar con ella, volvió a huir. «Les comentó que iba a aparcar y que volvía, pero evidentemente no lo hizo».

Cuando la Policía Local llegó al lugar de los hechos, los testigos les proporcionaron el número de la matrícula, pero la conductora aún no ha sido localizada. El sábado, el dueño del coche fue llamado a declarar y negó haber su relación con el atropello. Alegó que en todo el día no había movido el coche del garaje en todo el día.

En el día de ayer Rañón trató de incorporarse para ir a dar un paseo pero presa de «los fuertes dolores», desistió. «Llevo en la cama desde el accidente», explicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos