«Si conoces y entiendes tu herencia puedes manipularla; si no, te maneja»

Javier Cercas entra en el escenario del Campoamor, ante el fondo de 'La malquerida', con Arturo Téllez. / FOTOS: PABLO LORENZANA
Javier Cercas entra en el escenario del Campoamor, ante el fondo de 'La malquerida', con Arturo Téllez. / FOTOS: PABLO LORENZANA

El escritor Javier Cercas reflexiona en el Teatro Campoamor sobre la importancia de conocer el pasado para «no repetir los errores»

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Mi madre siempre pensó que entre Cervantes y yo había un gran vacío en la literatura universal». Con este y otros chascarrillos el conocido novelista cacereño, afincado en Gerona, Javier Cercas se ganó a las casi de trescientas personas que acudieron a la tertulia literarias del Teatro Campoamor, en un ambiente distendido, con el 'atrezzo' de la zarzuela 'La malquerida' de fondo y el periodista Arturo Téllez de presentador.

Tras aclarar que autor y narrador «son cosas distintas» y que «la máscara es lo que nos oculta, pero sobre todo lo que nos revela», Cercas reflexionó sobre la novela, «género de géneros» en el que «cabe todo»: «Para mí, la novela es como un cocido, aquí está el pote». Y en ello reside su interés, explicó: 'El impostor' -la historia de un hombre real que se hizo pasar por superviviente del nazismo- puede ser, a la vez, crónica, libro de Historia y de filosofía.

El clima se tensó cuando tocó hablar del 'procés'. «Septiembre y octubre fueron meses literalmente de pesadilla en Cataluña, nunca he vivido una situación así y espero no volver a vivirla», confesó. Relató que en ese tiempo dejó de escribir y se convirtió en activista, por la razón «alarmante» de que «el Gobierno español no fue capaz de explicar lo que estaba pasando en Cataluña. Fuera se veía lo que la propaganda vendió, que España no es una democracia».

El escritor despachó el asunto asegurando que «el problema del catalán y el español es artificial» porque ya don Quijote se entiende con los bandoleros de Barcelona y que la autonomía no será independiente «porque más de la mitad de los catalanes no lo queremos».

Pero, sobre todo, se habló de su última obra, 'El monarca de las sombras', que cuenta la historia -a través de los recuerdos de ella- del tío de la madre de Cercas, Manuel Mena, que era «el héroe de la familia», caído en la batalla del Ebro por el bando sublevado. «Este libro trata de afrontar nuestro pasado colectivo de la manera más honesta», argumentó, porque «si conoces tu herencia y la entiendes, puedes manipularla; si no, te maneja». El autor defendió que «entender no es justificar las malas acciones del pasado» y que comprender el ayer que sigue influyendo en el hoy «es la única manera de no repetir los errores» ya cometidos y, además, «esa es la función de la literatura».

Téllez le preguntó si debería quitársele la calle dedicada a Mena en su pueblo, Ibahernando. Cercas contó que llegó una carta a su casa en los inicios de la Ley de la Memoria Histórica y citó la respuesta de su madre cuando se atrevieron a decírselo: «Lo que no entiendo es cómo no la han cambiado ya».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos