El Consistorio busca una salida para la gestión de las fiestas

Roberto Sánchez Ramos. / PIÑA
Roberto Sánchez Ramos. / PIÑA

Sánchez Ramos planteó al gobierno la opción de prorrogar el convenio de la SOF, ante el vacío que dejará el final del mismo el 31 de diciembre

G. D. -R. OVIEDO.

La gestión de los festejos locales a partir del próximo 31 de diciembre sigue en el aire. La junta de gobierno procedió a denunciar el convenio de colaboración con la SOF después de que un informe del secretario advertirse de su ilegalidad desde la entrada en vigor de la Ley de Contratos del Sector Público en 2013. Aún así, el concejal del área, Roberto Sánchez Ramos, sondeó a la junta de gobierno la posibilidad de forzar una prórroga, según confirmaron tres miembros distintos del órgano de gobierno municipal.

Las mismas fuentes señalaron que el principal problema se encuentra en quién será el personal que se hará cargo de los festejos. Los tres socios de gobierno apuestan por la gestión directa desde el Ayuntamiento, pero en la 'casa' no hay personal. En el aire flota la integración de los ocho trabajadores de la SOF en la plantilla municipal, ya que el propio secretario reconoce a la de festejos «como un ente instrumental del Ayuntamiento», sometida a la tutela municipal y presidida por el alcalde. «El problema es que esa integración solo podría hacerse por resolución judicial», señala un concejal de gobierno y «hasta ahora no están presentadas ni las demandas».

Aunque los juzgados de lo Social son comparativamente rápidos en sus resoluciones, los tiempos son los que son: el 1 de enero, a cuatro días de la cabalgata de Reyes, la SOF habrá dejado de prestar sus servicios al Ayuntamiento. El equipo de gobierno se reunió con la plantilla de la SOF hace tres semanas para confirmarles que la subrogación directa era imposible. En un comunicado de prensa, los tres socios de gobierno agradecían «la buena disposición y actitud colaboradora de los trabajadores» de la de festejos, «quienes han mostrado su intención de seguir trabajando normalmente hasta el último momento» e incluso en las «tareas que afecten a fiestas que puedan celebrarse más allá del 31 de diciembre». Lo malo es que la SOF sin la aportación municipal no podrá pagarles por su trabajo y a la vuelta ya es Carnaval.

Fotos

Vídeos