Oviedo cambia la norma para que los controladores de la zona azul puedan multar

Un controlador de la zona azul supervisa los tiques de los vehículos en una céntrica calle. / ALEX PIÑA
Un controlador de la zona azul supervisa los tiques de los vehículos en una céntrica calle. / ALEX PIÑA

Las sanciones serán de 90 euros por parking indebido o exceso de tiempo, aunque estas últimas se anularán pagando una tasa

GONZALO DÍAZ-RUBÍN | JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Al equipo de gobierno del PP se le echó encima el calendario electoral y dio pasos, pero no se atrevió a implantarlo en 2015; el actual equipo de gobierno quería tramitarlo este año, pero se ha quedado a las puertas. El Ayuntamiento aprobará mañana, junto con el resto de ordenanzas fiscales, un cambio sutil, pero que habilitará a los controladores de la zona azul a poner multas por estacionamiento indebido a los coches que excedan el tiempo autorizado de aparcamiento.

En realidad, el cambio ni siquiera dice que puedan poner multas, porque esta es una potestad, la sancionadora, reservada a la Policía Local y a los funcionarios públicos. Lo que harán, y así lo recoge el texto de la ordenanza, es 'comunicar' la «infracción» a la Policía Local. De hecho, el personal de la concesionaria recibió formación en resolución de conflictos hace ya dos años largos. Dos años, porque la ordenanza, aún con matices, lleva más de ese tiempo durmiendo en un cajón.

El nuevo contrato fue adjudicado a Eysa en diciembre de 2014 e incluía que los 22 controladores del servicio tendrían una PDA compatible con los sistemas de la Policía Local, porque preveía que fueran estos los que controlasen y 'comunicasen' las infracciones por estacionamiento irregular en sus zonas. No solo las marcadas en azul o verde, sino en las de carga y descarga, los estacionamientos que bloqueasen un vado o la doble fila. El equipo de gobierno del PP, sin embargo, no se atrevió a aplicarlo a meses de las elecciones en las que perdería la Alcaldía.

El actual equipo de gobierno decidió revisar el modelo de la ordenanza en el que trabajaban sus predecesores para agregar varias mejoras que estaban incluidas en su programa electoral. La propuesta en la que trabaja la Concejalía de Infraestructuras traerá como novedades la creación de tres zonas de estacionamiento con tarifas y tiempos máximos distintos, la implantación de la tarjeta de residente o la posibilidad de recuperar el dinero no consumido del tiempo de aparcamiento. Eso en el lado positivo. Menos popular, será la aplicación de un régimen sancionador mucho más duro, en el que los controladores de la concesionaria impondrán sanciones de 90 euros por estacionamiento indebido o por excederse del plazo marcado por el tique, aunque estas últimas podrán anularse previo pago de una tasa antes de dos horas. En una fórmula muy similar a la que han aplicado otras ciudades recientemente como Santander o Lugo.

La revisión de la ordenanza reguladora se incluyó en el plan normativo de este año -en el conjunto de normas que el Ayuntamiento anuncia su intención de aprobar- y aún llegó a avanzar el pasado mes de septiembre que se tramitaría antes de final de año. Ya no hay tiempo, pero la otra 'pata normativa', el cambio de la ordenanza fiscal, se aprobará mañana en sesión plenaria extraordinaria. Incluye otros ajustes en la redacción para reconocer el pago telemático a través de la aplicación, que ya usan dos de cada diez conductores, y que también se podrá usar para «enervar», para anular la multa «dentro del mismo día».

El objetivo de todo el proceso es fomentar la rotación en el estacionamiento y desincentivar el uso del automóvil particular en la zona centro para mejorar la movilidad. Para ello se creará una zona más, con un tiempo de estacionamiento muy limitado -45 minutos como máximo- que se aplicará en las calles del centro o zonas de gran afluencia de vehículos. Otra permitirá estacionar un máximo de cuatro horas y habrá una tercera, intermedia para algunas zonas de los barrios. Además de facilitar el estacionamiento de los vecinos en el entorno inmmediato de sus viviendas mediante una tarjeta de residente.

La mala noticia es que el exceso de tiempo generará de forma automática una sanción por 90 euros, la misma que se impone por otros tipos de estacionamientos indebidos. Las infracciones que comunique el controlador podrán anularse en el mismo día pagando una tasa, la misma que nadie, o casi, abona en la actualidad, de 3,6 euros. El Ayuntamiento defiende que así se terminará con los abusos en las zonas de carga y descarga, donde es muy frecuente que estacionen furgonetas durante todo el día, y con lo que llama 'coches lapa', los que estacionan en la misma plaza más de dos horas, aunque paguen la tasa correspondiente.

Lo que es seguro es que elevará los ingresos municipales. En 2016, ascendieron a 3,26 millones de euros y otros 1,2 fueron a parar al bolsillo de la concesionaria que gestiona las más de 2.700 plazas de aparcamiento regulado. Dentro de los cambios en el contrato, también se pretende eliminar zona azul en el entorno del antiguo hospital de El Cristo. A cambio, se crearán otras en las inmediaciones del nuevo HUCA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos