El Consistorio inicia los trámites para llevar a los deudores de El Asturcón a los tribunales

El alcalde, Wenceslao López, durante una visita a las instalaciones del El Asturcón a finales de 2015. / P. LORENZANA
El alcalde, Wenceslao López, durante una visita a las instalaciones del El Asturcón a finales de 2015. / P. LORENZANA

49 usuarios aún no han abonado los gastos que han generado desde el cierre de las instalaciones en el mes de mayo de 2016

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Quedan dos meses y medio para que se cumpla el segundo aniversario del cierre de El Asturcón y los problemas continúan. Tres caballos -'Gold Action', 'Massara' y 'Gitano'- siguen usando las instalaciones y 49 propietarios aún no han abonado los gastos que ha originado su permanencia en las instalaciones después del 1 de mayo de 2016 y hasta el primer semestre de 2017. Ante esta tesitura, la Concejalía de Deportes ha iniciado los trámites para llevar a los deudores a los juzgados y que sean los magistrados del Palacio de la Justicia de Llamaquique quienes resuelvan esta situación.

No obstante, la cifra de demandas podría disminuir en los próximos días. Un total de 22 usuarios presentaron alegaciones frente a las liquidaciones que el Ayuntamiento realizó a mediados de 2016 y aún tienen un mes para cambiar de opinión e ingresar las cantidades que les reclama la administración. Por el momento, la concejalía que lidera Fernando Villacampa ha puesto en marcha toda la maquinaria para presentar 49 denuncias y también ha dado la orden de que se empiecen a calcular los gastos originados por los equinos desde el 30 de junio hasta el 31 de diciembre de 2017, tal y como consta en el expediente realizado por los funcionarios municipales.

Más información

En el momento del cierre de las instalaciones 53 ovetenses tenían sus caballos en el hípico. Cuatro sacaron sus equinos antes de generar una deuda y el resto permaneció en el hípico. La mayor parte de los usuarios han buscado un nuevo lugar para sus equinos durante el último año y medio, pero tres se resisten a irse. No lo harán hasta que los tribunales resuelvan todos los procedimientos que hay abiertos y se oponen a que el Ayuntamiento realice una salida forzosa.

Mientras este problema se resuelve, las tensiones siguen originándose en torno a las cantidades que los usuarios deben pagar. La mayoría se queja que las cantidades reflejadas en las liquidaciones son más altas que hace dos años. La administración local achaca este incremento a que el coste de estabulación varía cada vez que un caballo se va: «El 1 de mayo de 2016 había en el centro ecuestre 93 caballos. 83 pertenecía a particulares y diez a la escuela de hipoterapia, cuyos gastos se han descontado a la hora de hacer las liquidaciones. Cuando la cifra de animales se situó en quince, la cuota era 95,98 euros por día y así sucesivamente». Asimismo, desde la Concejalía de Deportes se añade que estas cuentas se han hecho de manera «objetiva y proporcional» y en ningún momento se han usado criterios «injustos».

Salidas

Otra de las justificaciones que los usuarios de El Asturcón dan para no pagar los gastos originados es que el Ayuntamiento no ha dado «un periodo mínimo de tiempo para poder buscar una nueva ubicación a nuestros caballos». Sin embargo, la administración local concedió un mes a los usuarios para que sacasen sus animales y los llevasen hasta otro centro hípico.

A pesar de que la situación entre ambas partes es bastante tensa, el Consistorio ha estimado parcialmente las alegaciones de ocho usuarios. En ellas se recogía que las fechas en las que los caballos abandonaron las instalaciones no eran correctas y pedían que se recalculasen los gastos originados. La Concejalía de Deportes ha dado por bueno estos criterios, pero se quejan de que los propietarios de los equinos sacaron a los animales del hípico sin comunicárselo al Ayuntamiento: «Estos caballos abandonaron el centro para asistir a determinados entrenamientos y concursos y no lo comunicaron como una baja definitiva, pero lo cierto es que ninguno de ellos volvió al hípico», destaca el edil. Tal vez, para no chocar con otros propietarios dispuestos a resistir hasta el final frente al cierre.

La cifra de resistentes, en cualquier caso, fue menguando rápidamente. Tras el cierre, el número de animales estabulados cayó en picado en los primeros meses, mientras los últimos propietarios denunciaban que las restricciones impuestas por el Ayuntamiento -de horario y la prohibición de utilizar las pistas- ponían en riesgo la salud de los animales.

En números gruesos, el Ayuntamiento se gastó 24 millones de los años 90 en su construcción -diez veces más que lo presupuestado- y otros 20 millones en mantenerlo abierto desde su inauguración. El TSJA avaló en diciembre la decisión municipal de cerrar las instalaciones. Fue una decisión ajustada a derecho y «la elevada cifra de costes en relación con los usuarios efectivos demuestra a las claras que estamos ante un gasto desproporcionado en relación al número de beneficiarios», según sentencia de la sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos