Coplas a ritmo de aguja

Fuel Fandango en plena actuación en la plaza de la Catedral. / ÁLEX PIÑA
Fuel Fandango en plena actuación en la plaza de la Catedral. / ÁLEX PIÑA

Fuel Fandango repasó lo mejor de su repertorio con una solvente actuación

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Si Martirio y Kiko Veneno necesitaron del rock para derribar la frontera que separaba la copla de los 'babyboomers'; Fuel Fandango nació, quizás sin quererlo, para hacer lo mismo con esa generación tan poco dada a hacer concesiones con la tradición como es la del milenio. Lo de anoche en la plaza de la catedral no fue sino lo que Alejandro Acosta y Cristina Manjón habían pedido en la previa: «Zapatillas cómodas» para bailar y «orejas bien abiertas» para demoler cualquier atisbo de prejuicio.

El dúo dio rienda suelta a un repertorio en el que combinan ritmos discotequeros y flamencos sin despeinarse. Dos palos que a los ajenos les pueden saber a agua y a aceite pero que en las manos de Acosta sobre los platos y la voz de 'Nita' resultan deliciosos. En directo, además, se acompañan del baterista Carlos Costa. No renuncian así a perder la pulcritud del disco por acercarse, una miaja más, al público. Arrancaron con canciones del último disco, 'Aurora', que centró la actuación, pero se guardaron 'Salvaje' y 'Toda la Vida' para cuando el respetable estuviera más entonado. Al tercer corte regresaron a su primer álbum para rendir un guitarrera versión de 'Talking', muy aplaudida, y de seguido, sin saludo siquiera, tiraron por 'Trece lunas' para convertir, definitivamente, la plaza de la Catedral en la pista de baile de un club. Antes, saludaron les a los ovetenses en la «fría» noche y les felicitaron por sus fiestas mateínas porque «es un placer estar en Asturias, llevamos todo el día de sidras».

A Acosta se le nota fondo de armario. Productor de Chemical Brothers y colaborador de The Prodigy o Daft Punk busca ritmos más duros. En la alquimia, si le ponen guitarra, con poco empeño y oreja abierta, corren peligro de llegar a Morente o Lagartija Nick. Sin embargo ayer no sonó 'Medina', en la que colaboró Estrella, y cerraron con 'Salvaje'.

La noche dio mucho de sí, previamente Sweet Soul Music Revue abrió el martes mateíno, que terminó siendo una noche cubana en toda regla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos