«La corporación firmó un acuerdo para decir no a la Ronda Norte»

Ignacio Fernández del Páramo, ante la muralla medieval. / MARIO ROJAS
Ignacio Fernández del Páramo, ante la muralla medieval. / MARIO ROJAS

Ignacio Fernández del Páramo, concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, defiende los acuerdos alcanzados para evitar la planificación de la circunvalación completa de la ciudad

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

El sábado por la mañana Ignacio Fernández del Páramo atiende a EL COMERCIO. Según acaba de firmar la reapertura de la calle Magdalena, cerrada toda la semana por el riesgo de colapso de un edificio, comienza la charla con un concejal de Urbanismo, de Somos, que pretende huir del electoralismo partidista para «firmar pactos de consenso a largo plazo». «¿Si en ciudades de Europa pudieron hacerlo por qué aquí no?», se pregunta disgustado por no haber logrado sumar al acuerdo político de la revisión del Plan General de Ordenación al Partido Popular. De lo que sí está satisfecho, en cambio, es del día a día: «Hemos logrado reducir el tiempo de la concesión de licencias menores y el objetivo es que se pueda hacer de inmediato», afirma. Sin embargo, en los grandes cambios que afronta Oviedo, con los documentos rectores -PGO y Plan de Movilidad- en redacción y la ejecución del nuevo bulevar de Santullano, será donde se juegue Del Páramo la plasmación de la idea de un «Oviedo más compacto» y habitable.

-El alcalde tildó su propuesta contra la Ronda Norte de «'rabieta infantil'».

-No voy a entrar en lo que digan otras fuerzas políticas. La corporación dijo no a la Ronda Norte. Tenemos un compromiso. No solo el gobierno, el conjunto de la corporación firmó un acuerdo en el que están PSOE, IU, Ciudanos y Somos. No es una rabieta, es no cambiar las posiciones que se asumieron.

-¿Ese acuerdo dónde está?

-En los pliegos de la revisión del Plan General. Tras meses de negociaciones llegamos a un acuerdo en 16 de los 17 puntos. El PP no quiso firmarlo al final, pero el tema de la Ronda Norte y en el acta está, el PP también está en desacuerdo con una circunvalación por el norte que supone un impacto ambiental irreversible y que no soluciona los problemas de la gente.

-¿Y si Fomento quiere hacerlo?

- Fomento tiene otras deudas históricas con Oviedo. Nicolás Soria, Olloniego, el impacto de las entradas de la ciudad que hay que resolver... Así como el sistema ferroviario que esta abandonado. Tendremos que ver qué quiere aportar a la ciudad.

-¿Cuán rápida es la vía que plantea?

-El cálculo es fácil. Son dos kilómetros, a 60 por hora, dos minutos de trayecto. Se plantea como una salida que satisface todas las demandas de esa parte de la ciudad y los posibles crecimientos que pueda haber en La Florida.

-¿Quién la financia?

-Habrá que buscar alternativas entre todas las administraciones. En el caso de que no quieran colaborar, que deberían, la ventaja es que podemos comenzar a trabajar desde el Ayuntamiento.

-¿Por qué se dibujó la Ronda Norte en el anterior Plan General?

-Por un puro proceso especulativo. Ronda define qué es urbano y qué no. Esa línea son millones de euros de ganancias. ¿Queremos que la ciudad se extienda? Si queremos una ciudad compacta no es lógico mantenerla y hemos aprendido del error que supusieron La Manjoya y Tresllames.

- ¿Y qué ocurre con Luis Oliver?

-Si se nos permitiera hacer una doble entrad, los barrios se beneficiarían rápidamente. Creemos que las soluciones con un calado ajustado solucionan los problemas puntuales de tráfico.

-¿Qué motivos le llevaron a plantear la revisión del Plan General?

-Es el documento más importante del Ayuntamiento. Definirá qué queremos ser. Algo a lo que llegamos 20 años tarde. Las problemáticas urbanas actuales vienen de un plan que se equivocó. Planteaba un Oviedo de 400.000 habitantes, viviendas unifamiliares, inviable para el transporte público o la gestión del agua y la energía.

-¿Cuántas viviendas están fuera de ordenación actualmente?

- Tenemos 15.000 expedientes antes de 2015 que muchos acaban derivando en fuera de ordenación en situaciones que el planteamiento que recoge. Es un problema tremendo para la gente que no puede mejorar sus viviendas ni venderlas.

-Y les piden volver a ser suelo rural.

-Hay de todo. En la zona de Almacenes Industriales haya un bloque de viviendas lleva fuera de ordenación 30 años. En otros casos empezamos a descubrir edificios con más plantas de las que deberían. Hay fraudes que generan muchos problemas.

-¿En qué fase está el Plan de Movilidad?

-Acabando la recepción de datos y la fase participativa. Tenemos que comenzar a trabajar en el diagnóstico que nos diga cómo hacer la ciudad más sostenible y priorizando al peatón.

-De igual modo, ¿en qué punto está el proyecto de Santullano?

-A punto de comenzar lo trabajos con la empresa. Hemos tenido ya reuniones y nuestra idea es poder comenzar y ejecutar la parte central que es de ámbito únicamente municipal. Queremos visibilizar la transformación cuanto antes.

-Los aparcamientos disuasorios han levantado suspicacias entre los vecinos.

-En la plataforma Imagina un bulevar hay 32 colectivos que están a favor. Tenemos que asentar un modelo de movilidad que funciona y que mejora la vida de las personas. No es algo nuevo, de ahora, es un modelo que funciona.

-Puede exisitir un proceso de gentrificación a raíz de la intervención.

-No creo, porque se puede controlar a largo plazo. Lo que va a suponer es un revalorización de los barrios del entorno, eso sí.

-¿Es usted el concejal menos político del Ayuntamiento?

-Soy político, si no no sería persona. Pero no creo en las dinámicas de los partidos, por eso estoy en una agrupación de electores. Tenemos que evolucionar, intentar llegar a acuerdos que vayan más allá de las próximas elecciones. A mí me frustró que el PP se bajara de la revisión del PGO. Estuvimos discutiéndolo mucho tiempo pero al final, aceptando todo lo que querían, no lo apoyaron.

-En licencias, tiene su guerra diaria, sin embargo.

-Es lo que me ha dado más satisfacciones de la perspectiva personal. Es encomiable el trabajo que han hecho los trabajadores que tenemos. Reducir de dos a siete días la concesión de licencias menores, que son el 50% de las que recibimos.

-¿Tuvo mucha resistencia de los hosteleros para retirar las terrazas?

-No. Hay casos recalcitrantes y quedan unos pocos en los que por desgracia va a haber que actuar por parte municipal. Manchan la actitud de colaboración de la gran mayoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos