Costura y radio contra los suspensos

Tres alumnos del IES de La Corredoria realizan banderolas y después las colgarán por las calles del barrio /  MARIO ROJAS
Tres alumnos del IES de La Corredoria realizan banderolas y después las colgarán por las calles del barrio / MARIO ROJAS

El IES de La Corredoria desarrolla un programa para evitar el abandono escolar de una veintena de alumnos

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Suena el timbre en el Instituto de Educación Secundaria (IES) de La Corredoria. Es la hora del recreo y los alumnos salen del aula, pero en la primera clase de la segunda planta el ritmo de trabajo no cesa. Allí se encuentran una veintena de estudiantes que, junto a sus padres y vecinos, participan en el proyecto Pigmalión y ayer recibieron la visita del director general Ordenación Académica e Innovación Educativa, Francisco Laviana.

El objetivo de este plan, organizado por la dirección del instituto, la educadora social del barrio y la asociación Nómades, es que los alumnos con mal rendimiento académico durante el primer curso de Secundaria «no arrojen la toalla y tiren para adelante», explicó la orientadora del centro Marta Guirao. Mientras, algunos participantes cosen diferentes artilugios: «Este programa se puso en marcha en septiembre y desde entonces hemos hecho radio, una película y costura», detalló James Awaritoma

Él y sus compañeros de taller dedicaron una hora de la mañana de ayer a elaborar banderolas. Después, las colocarán en la calle. Desean llegar hasta el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). «Queremos hacer un récord con ellas y algunos alumnos, como Pablo, quieren prolongar esta colocación hasta El Cristo», apuntó Mónica Iglesias, de la asociación Nómades.

La entidad puso hace tres años en marcha este proyecto en La Corredoria. Quería que a través de diferentes actividades se mejorase la integración y la convivencia entre los vecinos. El objetivo se cumplió con creces: «Es una experiencia maravillosa ver cómo han evolucionado». Tanto éxito ha tenido este programa que este año han decidido dar un paso más. «Hemos incorporado a los alumnos del instituto de La Corredoria y damos los talleres en el horario lectivo», señaló.

A su vera, Susana Gabarri relató que en estos tres años de proyecto no ha faltado a ninguna cita: «Esta experiencia es muy buena. Yo soy participante de los talleres de patronaje y también doy clase». Entre sus alumnos se encuentra su nuera, Noemí Vargas. Está embarazada y la mañana de ayer la dedicó a medir la tela para coser un bolso para el carrito de su bebé.

Laviana, por su parte, informó de que este proyecto lo quieren llevar al resto de institutos de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos