«Creo que ha sido un ajuste de cuentas porque debía dinero»

El portal del número 8 de la plaza Primo de Rivera.
El portal del número 8 de la plaza Primo de Rivera. / A. P.

Familiares del hombre apuñalado en Salesas, cuyo funeral se celebró ayer, están convencidos de que lo mataron por su «mala vida»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

«Yo creo que ha sido un ajuste de cuentas porque él debía dinero y tenía una mala vida». Esta es la sensación de Matilde López, prima carnal de José Manuel Fernández Vázquez, cuyo cadáver apareció este martes con varias puñaladas en un cuarto de basura del edificio donde residía, en el número 8 de la plaza de Primo de Rivera.

López se mostró convencida de que no fue un suicidio a las puertas de la iglesia parroquial de San Francisco Javier de La Tenderina minutos antes del funeral de cuerpo presente (la Policía dio orden de que no se incinerara el cadáver) de su primo, celebrado ayer a la una de la tarde. «Tuvo que vender el piso que tenía en la avenida de Torrelavega para hacer frente a las deudas», contó esta familiar, muy afectada por la trágica muerte de 'Lolín', como así conocían al fallecido en La Tenderina.

El fallecimiento violento del hombre de 59 años no cogió por sorpresa a la familia, que veía desde hace años que las «compañías» que frecuentaba acabarían desembocando en un suceso trágico. «Nos lo podíamos imaginar. Le decíamos que tarde o temprano le íbamos a encontrar en cualquier sitio muerto», se lamentó López, quien aseguró que su primo había intentado acabar con su vida en una ocasión. «Intentó suicidarse hace no mucho. Nos avisaron, se recuperó y volvió con la chica». Esa «chica» a la que se refirió la prima del fallecido es la pareja con la que convivía en el piso de Primo de Rivera. La misma que falleció el pasado viernes a causa de una sobredosis de drogas.

Se da la circunstancia que una de las vecinas del edificio declaró ante la Policía Nacional este miércoles que un «amigo» de la novia del fallecido le confesó que iba «a matar al cojo», porque según relató a este periódico «estaba muy celoso» de 'Lolín', al que le faltaba una pierna.

La hermana del fallecido hizo ayer referencia, tras el funeral, a este dato: «Estamos destrozados y nadie nos dice nada por culpa del secreto de sumario», se lamentó muy emocionada.

«Nos produce asco»

La iglesia de La Tenderina se quedó pequeña ayer en la despedida. Muchos fueron los vecinos, amigos y conocidos que se acercaron hasta la parroquia para arropar a la familia. El párroco, Alberto Reigada, centró su homilía en condenar la «muerte violenta» de un vecino del barrio. En su discurso no dudó en preguntar «¿por qué un hombre popular al que todos conocíamos tuvo que morir de forma trágica?».

Reigada también dejó entrever que la muerte de 'Lolín', en su opinión, se debió a un crimen. «Más dolorosa es la muerte cuando es otra la persona quien quita la vida sin saber por qué. El dinero no justifica la violencia», aseveró el párroco. «Nos produce clamor, asco y vómito porque nuestra alma se rebela ante esto», sentenció.

Mientras, la investigación para esclarecer las causas de la muerte continúa. Además de la autopsia, la Policía Nacional ha interrogado a vecinos y revisado las cámaras de seguridad del edificio.

Fotos

Vídeos