«¡Cuidado con las correas extensibles!»

Dolores Suárez llama por teléfono al periódico para transmitir una advertencia: «¡Cuidado con las correas extensibles de los perros!». Cuenta que el pasado martes, cuando iba a doblar una esquina en el centro de la ciudad, se topó con la correa extensible de un perro y casi «me caigo, porque no la vi». Pide a los dueños de las mascotas que, por las aceras, lleven a los perros a su lado y no aflojen las cuerdas, porque «pueden provocar un accidente». Lamentó, además, que la dueña del perro no se disculpara.

Fotos

Vídeos