La defensa del acusado de tres agresiones sexuales en Oviedo pide una rebaja de 16 años de prisión para su cliente

Reconoce que sí hubo abuso sexual, pero no agresión a la víctima mayor de edad y califica como delito leve de coacciones los supuestos abusos a dos menores | La Fiscalía mantiene la pena de 18 años de cárcel

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

El juicio contra el hombre de 38 años acusado como presunto autor de una agresión sexual a una mujer de 28 años y de dos delitos de abusos sexuales a dos niñas de 12 y 14 años en 2016 ha quedado visto para sentencia. Esta mañana la Sección Segunda de la Audiencia Provincial acogió la última sesión con el testimonio del equipo psicosocial y los médicos forenses. Todos dieron por válidas y coherentes las declaraciones de las tres víctimas que comparecieron ayer en sede judicial.

En el turno de las conclusiones, la Fiscalía del Principado de Asturias mantuvo la pena de prisión para el procesado de 18 años de cárcel aunque retiró el agravante de alevosía, esto es, que el procesado ni siguió ni acechó a sus víctimas para cometer los supuestos delitos que se le imputan.

Una pena que nada tiene que ver con la solicitada por la defensa del acusado. Su abogado, José María Muñiz Somolinos, reconoció un delito de abuso sexual pero no de agresión sexual contra la mujer de 28 años que fue agredida en el portal de su casa la madrugada del 24 de abril de 2016. Según el letrado, su defendido no empleó violencia alguna contra la primera de sus víctimas de ahí la modificación de la pena que pasaría de diez años que pide Fiscalía a dos años.

Por su parte, la acusación particular de la joven mantuvo que sí hubo agresión sexual y solicita para el procesado la pena máxima, doce años de prisión.

Además, las pruebas de ADN practicadas al agresor a las que este, según su abogado, se ofreció «voluntariamente» solo demostraron su presencia en el lugar de los hechos pero no que «empleara violencia» contra ella.

Respecto a los dos delitos de abusos sexuales a las dos niñas de 12 y 14 años que según Fiscalía siguió hasta los portales de sus casas para posteriormente realizarles tocamientos en sus genitales, la defensa consideró que no hubo tal episodio sino un delito leve de coacciones que supondría una multa y no una pena de cárcel de ocho años como solicita el Ministerio Público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos