Defensa y el Ayuntamiento de Oviedo pondrán en marcha este mes una comisión sobre La Vega

La entrada a la fábrica de armas de La Vega.
La entrada a la fábrica de armas de La Vega. / PIÑA

El alcalde propone a Cospedal un centro de investigación sobre seguridad en áreas urbanas | Ambas partes definirán los usos, que se implantarán de forma gradual, al margen del debate sobre la propiedad

JUAN CARLOS ABAD | GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Ministerio de Defensa y el Ayuntamiento pondrán en marcha, este mes, una comisión para abordar el futuro y los usos de los 122.000 metros cuadrados de los terrenos de la fábrica de armas de La Vega, cerrada en 2012. De la reunión ayer de la titular de la cartera, María Dolores de Cospedal, y el alcalde, Wenceslao López, quizá no cabía esperar mucho más. La comisión, cuya composición el alcalde quiere cerrar este mes y a la que se sumará el Principado por sus competencias en Patrimonio, no deja de ser la misma que acercaron ambas administraciones en 2015, antes de que el carrusel electoral dejase al municipio sin interlocutores en el edificio del paseo de la Castellana, 109.

A la salida del encuentro, López explicó que la comisión abordará, desde la colaboración, los proyectos «para dar uso al espacio, a los diferentes elementos e impedir que se continúen degradando las construcciones que existen dentro de la fábrica de La Vega». Un proceso que, a tenor de sus declaraciones, será gradual e independiente de la disputa por la titularidad de los terrenos. «El objetivo», explicó, «es ir incorporando de forma progresiva la fábrica a la vida económica, cultural y urbana de Oviedo».

El alcalde destacó al ministerio la importancia de La Vega para la ciudad «y lo que significa para Oviedo y Asturias como puerta de entrada del área metropolitana y como conjunto del patrimonio arquitectónico e industrial». También detalló su importancia urbanística «como punto de conexión de Santullano con el Oviedo Antiguo, el HUCA y el campus del Milán y la posición estratégica de Oviedo y el valor de la fábrica en el nuevo proyecto Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado, Edusi», que supondrá la inversión en el entorno de más de veinte millones de euros, más de la mitad financiados con fondos Feder. Y reiteró los usos que defiende el Ayuntamiento para los terrenos de la fábrica, para los que quiere mantener su vínculo industrial pero enfocado a las nuevas tecnologías, la industria y la investigación biosanitaria, aprovechando la proximidad del Hospital y las factorías culturales. Según sus palabras, Defensa «lo ha visto bien», en un encuentro que se desarrolló «mejor de lo esperado».

López defiende que «no podemos perder más tiempo» y dejar que la fábrica se deterioreDefensa desvincula la comisión del debate sobre la propiedad de los terrenos

Seguridad Urbana

El alcalde también se sacó una carta de la manga, quién sabe si será un as, y añadió un uso no planteado hasta ahora. Ofreció a Cospedal que La Vega pueda servir para el desarrollo de un centro tecnológico de investigación sobre la seguridad en áreas urbanas, un proyecto en el que podría estar comprometido o interesado el propio Ministerio de Defensa. López cree que este «va a ser un de los sectores pujantes en este siglo XXI» y que Oviedo y Asturias cuentan con tejido empresarial y capital humano para poder apostar por un centro así.

La nota oficial de Defensa no lo menciona. Se limita a confirmar la puesta en funcionamiento «en próximas fechas» de un grupo de trabajo «para analizar el uso compartido de la antigua fábrica de La Vega». y que estudiará «la situación con independencia de la decisión jurídica en torno a la propiedad de los terrenos que se pueda tomar en un futuro». Porque en eso coincidieron las dos partes, en dejar para prao la discusión sobre si los suelos de la fábrica original, unos 20.000 metros que fueron cedidos por la Corporación a mediados del XIX, deben revertir a la ciudad, ya que se trató de una cesión con el único objetivo de implantar la fábrica de armamentos que necesitaba el Ministerio de la Guerra para industrializar la fabricación de armas, cuyas piezas se hacían hasta entonces en talleres particulares.

Prisas e intereses

El entendimiento o la comisión mixta no varían la postura municipal sobre la titularidad del terreno: «En paralelo vamos a continuar documentando esos argumentos legales que tenemos para requerir, al menos, la parte que en su día pedimos como propiedad», expuso el alcalde, «lo que no quita que el resto de la fabrica se use de forma colaborativa», matizó. Además destacó que tanto Defensa como el Ayuntamiento comparten que «los usos» se vayan «planteando sin esperar a que se resuelva el asunto legal».

Después de casi dos años de parón, hay prisa. López apostó por «crear la comisión de inmediato, ya» y tener cerrada su composición este mismo mes «para no perder tiempo. Llevamos cinco años sin actividad en la fábrica, no podemos seguir mas tiempo así, porque cada día que pasa la fábrica se degrada y estamos convencidos que hay que actuar de inmediato para darle un uso que además responda a los intereses de Oviedo».

No hubo más concreciones. Tampoco es poco alcanzar un entendimiento con el ministerio después de haber exigido en Pleno la reversión de los terrenos. Tampoco es el primer principio de entendimiento. Lo hubo bajo mandato de Caunedo con una propuesta para dejar a Defensa suelo para 500 viviendas a cambio de la cesión del resto de la fábrica y el 'sacrificio' de dos quintas parte de la nave de Ildefonso Sánchez del Río con el fin de alejar la calzada de la antigua autopista de Santullano. Incluso, el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo, ha admitido la posibilidad y conveniencia de que el recinto albergue viviendas.

Más

Fotos

Vídeos